REMI 2095. Compresiones torácicas continuas o interrumpidas durante la parada cardiaca

ARTÍCULO ORIGINAL: Trial of continous or interrumped Chest Compressions during CPR. Nichol G, Leroux B, Wang H, Callaway CW, Sopko G, Weisfeldt M, Stiell I, Morrison LJ, Aufderheide TP, Cheskes S, Christenson J, Kudenchuk P, Vaillancourt C, Rea TD, Idris AH, Colella R, Isaacs M, Straight R, Stephens S, Richardson J, Condle J, Schmicker RH, Egan D, May S, Ornato JP; ROC Investigators. N Engl J Med 2015. [Resumen] [Artículos relacionados] [Texto completo]
    
INTRODUCCIÓN: Las guías en resucitación 2015 recomiendan la realización de compresiones torácicas (CT) continuas una vez instaurada una vía aérea avanzada, tratando de mantener una fracción de compresiones torácicas superior al 60% [1]. Basado en estudios observacionales y experimentales, se considera que la interrupción de las CT para la realización de ventilaciones puede reducir el flujo cerebral y la supervivencia. Incluso las guías AHA 2015 consideran que puede ser razonable para los servicios de emergencia (SEM) iniciar la resucitación con tres ciclos iniciales de 200 CT continuas con insuflación pasiva de oxígeno, en situaciones de parada cardiorrespiratoria (PCR) presenciada, por ritmo desfibrilable [2]. 
     
RESUMEN: Ensayo clínico en grupos cruzados (2 veces por año) realizado por SEM del consorcio ROC entre 2011 y 2015. Se incluyeron pacientes con PCR no traumática que recibieron CT continuas (grupo de intervención) o CT interrumpidas (grupo control). El objetivo primario fue supervivencia al alta hospitalaria y el secundario supervivencia en relación al estado neurológico valorado mediante escala de Rankin modificada. El grupo de intervención recibió una frecuencia de 100 CT/min con ventilaciones asíncronas a 10/min. En el grupo control se aplicaron 30 CT alternando con dos ventilaciones siendo las pausas inferiores a 5 seg. Se asignaron 12.653 pacientes al grupo de intervención y 11.058 de grupo control. La supervivencia del grupo de intervención fue 9% frente a 9,7% del grupo control (P = 0,07). La supervivencia con estado neurológico favorable fue del 7% en grupo de intervención y del 7,7% en grupo control (P = 0,09). Un análisis preespecificado basado en la adherencia estricta al protocolo de tratamiento mostró mayores diferencias en la supervivencia, 7,6% en el grupo intervención y 9,6% en el grupo control. Se observaron porcentajes mayores de ritmos desfibrilables e intubación prehospitalaria en el grupo control. La fracción de CT fue 0,83±0,14 en el grupo de intervención y 0,77±0,14 en el grupo control (P < 0,001). No hubo diferencias en cuanto a procedimientos postresucitación realizados a nivel hospitalario, ni en relación a la aparición de efectos adversos. Hubo recuperación de la circulación espontánea en 24,2% del grupo de intervención y 25,3% del grupo control (P = 0,07). Como limitaciones del estudio se consideraron, la mayor exclusión de pacientes en el grupo control al valorar la adherencia al protocolo, las escasas diferencias en la fracción de CT entre grupos, por encima de lo recomendado en ambos, la falta de análisis de las características de los cuidados postresucitación y la ausencia de medición de los valores de ventilación y oxigenación.
   
COMENTARIO: Los resultados, contradictorios con lo recientemente recomendado, podrían justificarse por un "efecto Hawthorne" (mejora del desempeño al estar siendo observado), por que la media de fracción de CT fuera en los dos grupos bastante superior a lo recomendado y por que las pausas para la ventilación fueran menos importantes de lo que se considera si se mantiene alta dicha fracción de CT. Muy probablemente, como con otros estudios recientes [3], deberá tomarse con cautela su aplicación en la práctica en nuestro medio, pues el desempeño de los SEM en España podría no ser superponible, al disponer de médico a bordo, y a pesar de la llamada a una modificación de alguna de las recomendaciones de AHA [4].
   
Juan B. López Messa
Complejo Asistencial Universitario de Palencia
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Noviembre 2015.

ENLACES: 
  1. European Resuscitation Council Guidelines for Resuscitation 2015. Section 3. Adult advanced life support. Soar J, Nolan JP, Böttiger BW, Perkins GD, Lott C, Carli P, et al. Resuscitation 2015; 95: 100-147. [PubMed]
  2. 2015 American Heart Association guidelines update for cardiopulmonary resuscitation and emergency cardiovascular care. Part 5: adult basic life support and cardiopulmonary resuscitation quality. Kleinman ME, Brennan EE, Goldberger ZD, Swor RA, Terry M, Bobrow BJ, Gazmuri RJ, Travers AH, Rea T. Circulation 2015; 132: Suppl 2: S414-S435. [PubMed]
  3. Outcomes after out-of-hospital cardiac arrest treated by basic vs advanced life support. Sanghavi P, Jena AB, Newhouse JP, Zaslavsky AM. JAMA Intern Med 2015; 175: 196-204. [PubMed]
  4. Continuous or Interrupted Chest Compressions for Cardiac Arrest. Koster RW. N Engl J Med 2015. DOI: 10.1056/NEJMe1513415. [PubMed]
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Compresiones cardiacas continuas en la parada cardiaca
  • Sintaxis: continuous chest compressions AND heart arrest
  • [Resultados]
[https://www.facebook.com/medicina.intensiva2.0] [https://www.facebook.com/groups/forodeuci/]      


A211. "Parada cardio-respiratoria hospitalaria. Manual de prevención". Reseña bibliográfica

Autores: M. Herrera Carranza, F. López Camacho, A. García Alcántara, A. Lesmes Serrano, F. Murillo Cabezas.
  
Edita: Plan Nacional de RCP de la SEMICYUC, 2015 (ver enlaces).
  
De todos los pacientes que fallecen en el hospital de una parada cardiorrespiratoria (PCR), en unos constituye el evento final de su enfermedad, pero en otros es una complicación previsible porque, incluso unas horas antes de que suceda, se anuncia con un deterioro clínico o fisiológico previo. Sin embargo, este cambio del estado del enfermo no siempre se sabe ver, se detecta o se valora como una condición de peligro vital por parte del personal sanitario que lo cuida o trata. Si en ese periodo se adoptaran medidas terapéuticas correctoras, actuaciones precoces destinadas a detener el empeoramiento del paciente, se podrían salvar muchas vidas. Este manual del Plan Nacional de RCP pretende sensibilizar sobre este problema asistencial, y ofrece una metodología estructurada para mejorar la capacidad de los médicos y enfermeras en la prevención de la PCR y reducir las muertes evitables. 
   
La obra consta de siete capítulos, el primero dedicado al reconocimiento de la gravedad “oculta” en los procesos agudos, el segundo y tercero a los mecanismos y condiciones clínicas asociadas a la PCR hospitalaria, de perfil epidemiológico diferente a la extrahospitalaria, el cuarto a la identificación y estratificación del paciente en riesgo, descripción de criterios y escalas de alarma y al traspaso protocolizado de la información clínica, el quinto a la organización de una «"cadena de prevención" de la PCR» en el hospital y de equipos de intervención rápida, el sexto al manejo inicial del paciente que se agrava y el séptimo al desarrollo del Curso “DEPRISA” (DEtección del Paciente de RIesgo en SAla), destinado a la formación del personal sanitario. Cada capítulo incluye objetivos docentes, un resumen con los puntos clave, bibliografía actualizada y un apartado dedicado a “qué debe hacerse siempre”, “qué no hacer” y “errores frecuentes”.
    
Este texto crea un cuerpo de doctrina en esta área de la atención hospitalaria y llena un hueco en el panorama editorial médico nacional, al menos con una visión general sistémica y un enfoque clínico práctico que puede ser muy útil para incrementar la seguridad del paciente hospitalizado.
   
Ángel García Alcántara
Hospital Virgen de la Victoria, Málaga
© REMI, http://medicina-intensiva.com, noviembre 2015.
   
ENLACES:

  • Libros del Plan Nacional de RCP de la SEMICYUC [Enlace]
  • Boletín de pedido a la SEMICYUC (precio: 6€ por ejemplar) [Enlace]
    

REMI 2094. No hay motivos para no emplear esteroides sistémicos en el SDRA precoz

ARTÍCULO ORIGINAL: Prolonged glucocorticoid treatment is associated with improved ARDS outcomes: analysis of individual patients’ data from four randomized trials and trial-level meta-analysis of the updated literature. Meduri GU, Bridges L, Shih MC, Marik PE, Siemieniuk RA, Kocak M. Intensive Care Med 2015. [Resumen] [Artículos relacionados]
   
INTRODUCCIÓN: Los esteroides son tema frecuente de debate en UCI y este debate afecta a prácticamente todas las enfermedades que conllevan un componente inflamatorio. Esta controversia ha motivado ciertos vaivenes en la recomendación de su empleo, de modo que se pasa de una recomendación generalizada para su uso a una prohibición prácticamente absoluta. El presente estudio pretende arrojar más luz mediante el análisis conjunto de varios ensayos clínicos y metaanálisis sobre la eficacia del empleo de esteroides en SDRA en fase precoz. 
   
RESUMEN: Análisis por intención de tratar de los datos de pacientes incluidos en ensayos clínicos de empleo de metilprednisolona en SDRA. Analizan 322 pacientes incluidos en 4 ensayos clínicos. También realizan un metaanálisis de 8 ensayos clínicos que analizan el efecto de la metilprednisolona en pacientes con SDRA precoz (297 pacientes). Todas las definiciones fueron estandarizadas a los criterios de la conferencia de Berlín y el desenlace principal estudiado es el tiempo en alcanzar la desconexión del respirador. El principal resultado es que los pacientes tratados con metilprednisolona tuvieron un tiempo más corto de ventilación mecánica (HR 2,59; IC 95% 1,95-3,43; P = 0,001) y menor mortalidad hospitalaria (20 frente a 33%; P = 0,006). El metaanálisis establece que aquellos pacientes que fueron tratados antes del día 14 de SDRA tuvieron una menor mortalidad hospitalaria (36 frente a 49%; RR 0,76; IC 95% 0,59-0,98; I2 = 17%; P = 0,035). El tratamiento además no se asoció a aumento de complicaciones infeccionas (RR 0,77; IC 95% 0,56-1,08; I2 26%; P = 0,13). 
   
COMENTARIO: Con los resultados actuales derivados de ensayos clínicos y metaanálisis como el presente y teniendo en cuenta la metodología GRADE que tenga en cuenta el posible beneficio y riesgos asociados con un tratamiento, creemos que los esteroides pueden reducir el tiempo de ventilación mecánica y la mortalidad en pacientes con SDRA. Ya en 2009, nuestro grupo publicó un análisis GRADE en el que se establecía una recomendación en este sentido [1], y el tratamiento forma parte de nuestro protocolo habitual en pacientes con SDRA. 
    
Federico Gordo Vidal, Inés Torrejón 
Hospital Universitario del Henares. Coslada, Madrid
Universidad Francisco de Vitoria. Pozuelo de Alarcón, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Noviembre 2015.

ENLACES:
  1. Utilidad del empleo de esteroides en la disfunción pulmonar aguda. Gordo-Vidal F, Calvo Herranz E, Mozo Martín MT, Latour Pérez J. Med Intensiva 2009; 33: 293-296. [PubMed] [Texto completo]
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Ensayos clínicos de corticoides en el SDRA
  • Sintaxis: steroids[mh] AND "respiratory distress syndrome, adult"[mh] AND "randomized controlled trial"[ptyp] 
  • [Resultados]
      

REMI 2093. La mejora del pronóstico de los pacientes críticos empieza fuera de la UCI

ARTÍCULO ORIGINAL: Delayed Emergency Team Calls and Associated Hospital Mortality: A Multicenter Study. Chen J, Bellomo R, Flabouris A, Hillman K, Assareh H, Ou L. Crit Care Med 2015; 43(10): 2059-2065. [Resumen] [Artículos relacionados]
    
INTRODUCCIÓN: Existe un gap temporal entre la detección de la posible gravedad de un paciente, detección de los signos clínicos y analíticos de alarma, y el aviso para evaluación por UCI o Equipos de Respuesta Rápida. Esto puede conllevar un retraso en la activación y aumentar el riesgo de desenlace fatal de los pacientes. Ello supone una gran oportunidad de mejora para la intervención en situaciones potencialmente críticas.
    
RESUMEN: Estudio multicéntrico que analiza datos recogidos prospectivamente en 23 hospitales en el año 2004. Se pusieron en marcha equipos de respuesta rápida en los hospitales del grupo de intervención que se compararon con hospitales con llamadas al busca de emergencia según práctica habitual (grupo control). Se investigaron las llamadas al busca de emergencias. Se definió “retraso en la llamada” si esta ocurría con más de 15 minutos. Se recibieron 3.135 llamadas al busca de emergencia entre todos los hospitales. Casi un tercio de las cuales cumplían criterios de retraso en la llamada. En todos los hospitales fue significativo el aumento de mortalidad relacionado con el retraso en la llamada respecto a las realizadas en tiempo (P = 0,007 en hospitales del grupo intervención y P = 0,002 en los del grupo control). El estudio de los resultados de tasa de mortalidad en pacientes que sufrieron retraso en la llamada frente a las realizadas en tiempo, mostró la existencia de 13 muertes evitables de cada 100 pacientes que habían sufrido retraso en su detección. En todos los hospitales, el retraso en la llamada al equipo de emergencia se asoció con un aumento del riesgo de ingreso no planeado en UCI (OR ajustada 1,56; IC 95% 1,23-2,04; P ≤ 0,001) y muerte (OR ajustada 1,79; IC 95% 1,43-2,27; P <  0,001).
     
COMENTARIO: Los autores concluyen que la activación del equipo de emergencia en respuesta a un deterioro agudo en un paciente de planta convencional, con más de 15 minutos de retraso tras la detección y documentación de la inestabilidad, se asocia de forma independiente con un riesgo aumentado de ingreso en UCI y mortalidad. El retraso en la detección de parámetros alterados implica una pérdida de oportunidad en el cuidado de los pacientes [1]. Por ello consideramos imprescindible un sistema de detección proactiva precoz de pacientes en riesgo, que incluya no solo variables hemodinámicas, sino que las integre con parámetros de laboratorio (detectados mediante una aplicación informática) y una gestión eficaz de las intervenciones que conlleven la mayor seguridad del paciente y calidad en la asistencia sanitaria [2].
 
Irene Salinas Gabiña y Federico Gordo Vidal. 
Hospital Universitario del Henares (Coslada-Madrid)
Universidad Francisco de Vitoria (Madrid)
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Noviembre 2015.
      
ENLACES:
  1. Delay to admission to critical care and mortality among deteriorating ward patients in UK hospitals: a multicentre, prospective, observational cohort study. Harris S, Singer M, Rowan K, Sanderson C. Lancet 2015; 385 Suppl 1: S40. [PubMed]
  2. ICU without walls project. Effect of the early detection of patients at risk. Abella Álvarez A, Torrejón Pérez I, Enciso Calderón V, Hermosa Gelbard C, Sicilia Urban JJ, Ruiz Grinspan M, García Ureña MÁ, Salinas Gabiña I, Mozo Martín T, Calvo Herranz E, Díaz Blázquez M, Gordo Vidal F. Med Intensiva 2013; 37: 12-18. [PubMed]
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Ingreso en UCI y mortalidad con equipos de respuesta rápida
  • Sintaxis: ICU admission AND mortality AND "hospital rapid response team"[mh]
  • [Resultados]
 [https://www.facebook.com/medicina.intensiva2.0] [https://www.facebook.com/groups/forodeuci/]       

REMI 2092. Los diez mitos e ideas erróneas sobre el manejo del dolor en la UCI

ARTÍCULO ORIGINAL: Ten Myths and Misconceptions Regarding Pain Management in the ICU. Sigakis MJ, Bittner EA. Crit Care Med 2015; 43 (11): 2468-2478. [Resumen] [Artículos relacionados]
 
---

TABLA 1. LOS DIEZ MITOS E IDEAS ERRÓNEAS SOBRE EL DOLOR EN LA UCI
  1. La mayoría de los pacientes críticos reciben un control adecuado del dolor
  2. El dolor no influye en el pronóstico a corto y largo plazo de los pacientes
  3. Ya que el dolor es subjetivo, no se puede medir adecuadamente en los pacientes críticos
  4. El control del dolor en la UCI es tarea de la enfermería
  5. Los opiáceos son todo lo necesario para controlar el dolor en la UCI
  6. Hay una dosis máxima de opiáceos para tratar el dolor agudo que no se debe sobrepasar
  7. Si un paciente está sedado no necesita analgesia
  8. El dolor producido por los procedimientos puede manejarse después de la intervención
  9. Los ancianos sufren menos dolor que los pacientes más jóvenes
  10. El dolor crónico es infrecuente en los supervivientes de la enfermedad crítica    
---

INTRODUCCIÓN: Los pacientes críticos experimentan a menudo dolor, que tiene repercusiones graves tanto fisiológicas como psicológicas. No hay duda de que una monitorización y tratamiento adecuados del dolor en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) puede servir no solo para evitar mucho sufrimiento innecesario, sino también para mejorar el pronóstico de los enfermos [1, 2]. Sin embargo, existen muchos conceptos erróneos entre los profesionales acerca de la naturaleza y el manejo del dolor en el enfermo crítico, que dificultan la solución del problema.
    
RESUMEN: Los autores del artículo realizan una revisión de la literatura a fin de identificar cuáles son, a la luz de la evidencia existente, las principales ideas erróneas de los profesionales sobre el dolor de los pacientes críticos, discuten sus causas e implicaciones, y proponen estrategias basadas en la evidencia para mejorar el manejo del dolor en el paciente crítico [3] (tabla 1).

COMENTARIO: Las guías de práctica clínica [1, 2] y los indicadores de calidad de la SEMICYUC [4] recomiendan la monitorización del dolor, la implementación de protocolos y algoritmos para su tratamiento y la priorización de la analgesia antes de la sedación. Es hora de dar valor al manejo del dolor como uno de los pilares fundamentales de unos cuidados de calidad al paciente crítico.

Eduardo Palencia Herrejón
Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Noviembre 2015.

ENLACES:
  1. Clinical practice guidelines for evidence-based management of sedoanalgesia in critically ill adult patients. Celis-Rodríguez E, Birchenall C, de la Cal MÁ, Castorena Arellano G, Hernández A, Ceraso D, Díaz Cortés JC, Dueñas Castell C, Jimenez EJ, Meza JC, Muñoz Martínez T, Sosa García JO, Pacheco Tovar C, Pálizas F, Pardo Oviedo JM, Pinilla DI, Raffán-Sanabria F, Raimondi N, Righy Shinotsuka C, Suárez M, Ugarte S, Rubiano S; Federación Panamericana e Ibérica de Sociedades de Medicina Crítica y Terapia Intensiva. Med Intensiva 2013; 37: 519-574. [PubMed] [Texto completo]
  2. Clinical practice guidelines for the management of pain, agitation, and delirium in adult patients in the intensive care unit. Barr J, Fraser GL, Puntillo K, Ely EW, Gélinas C, Dasta JF, Davidson JE, Devlin JW, Kress JP, Joffe AM, Coursin DB, Herr DL, Tung A, Robinson BR, Fontaine DK, Ramsay MA, Riker RR, Sessler CN, Pun B, Skrobik Y, Jaeschke R; American College of Critical Care Medicine. Crit Care Med 2013; 41: 263-306. [PubMed] [Texto completo]
  3. [Tabla de recomendaciones a seguir]
  4. Indicadores de calidad de la SEMICYUC, edición 2011 [Texto completo]
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Manejo del dolor en el paciente crítico
  • Sintaxis: pain management[mh] AND critically ill 
  • [Resultados]
 [https://www.facebook.com/medicina.intensiva2.0] [https://www.facebook.com/groups/forodeuci/]    

REMI 2091. Quetiapina en el delirio hipoactivo del paciente crítico

ARTÍCULO ORIGINAL: Impact of Quetiapine Treatment on Duration of Hypoactive Delirium in Critically Ill Adults: A Retrospective Analysis. Michaud CJ, Bullard HM, Harris SA, Thomas WL. Pharmacotherapy 2015; 35 (8): 731-739. [Resumen] [Artículos relacionados]

INTRODUCCIÓN: Con las herramientas actuales (CAM-ICU, ICDSC) se ha encontrado delirio en una elevada proporción de pacientes críticos, y se ha demostrado una fuerte asociación entre la detección de delirio y desenlaces desfavorables [1]. El subtipo de delirio más frecuente en el paciente crítico es el "delirio hipoactivo", cuya naturaleza no está del todo aclarada, pues puede ser un mero efecto secundario de los fármacos sedantes comúnmente utilizados en los pacientes críticos. La efectividad del tratamiento de este subtipo de delirio no está demostrada.
   
RESUMEN: Se llevó a cabo un estudio de cohortes retrospectivo de 113 pacientes adultos ingresados en UCI en que se detectó delirio hipoactivo mediante la herramienta CAM-ICU, a fin de comparar los efectos de los tratados con quetiapina frente a los no tratados. Los pacientes tratados con quetiapina tuvieron una duración del delirio más corta (1,5 frente a 2 días; P = 0,04), y un menor tiempo desde la detección del delirio hasta la extubación (3 frente a 5 días; P = 0,08). No hubo diferencias entre los dos grupos en la duración de la estancia en la UCI ni hospitalaria.
   
COMENTARIO: El estudio tiene importantes limitaciones metodológicas por su diseño retrospectivo y el escaso número de pacientes incluidos. Se debe considerar por tanto un estudio piloto, y justifica la realización de ensayos clínicos para evaluar la efectividad de los antipsicóticos en el delirio hipoactivo.
 
Eduardo Palencia Herrejón
Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Noviembre 2015.

ENLACES:
  1. Outcome of delirium in critically ill patients: systematic review and meta-analysis. Salluh JI, Wang H, Schneider EB, Nagaraja N, Yenokyan G, Damluji A, Serafim RB, Stevens RD. BMJ 2015; 350: h2538. [PubMed] [Texto completo]
  2. The attributable mortality of delirium in critically ill patients: prospective cohort study. Klein Klouwenberg PM, Zaal IJ, Spitoni C, Ong DS, van der Kooi AW, Bonten MJ, Slooter AJ, Cremer OL. BMJ 2014; 349: g6652. [PubMed] [Texto completo]
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Tratamiento del delirio en el paciente crítico: ensayos clínicos
  • Sintaxis: critical illness[mh] AND delirium[mh] AND "randomized controlled trial"[ptyp] 
  • [Resultados]
 [https://www.facebook.com/medicina.intensiva2.0] [https://www.facebook.com/groups/forodeuci/]    

REMI 2090. Política de visitas e implicación de los familiares en las UCI españolas

ARTÍCULO ORIGINAL: Política de visitas, diseño y confortabilidad en las unidades de cuidados intensivos españolas. Escudero D, Martín L, Viña L, Quindós B, Espina MJ, Forcelledo L, López-Amor L, García-Arias B, Del Busto C, de Cima S, Fernández-Rey E. Rev Calid Asist 2015; 30(5): 243-250. [Resumen] [Artículos relacionados]
     
INTRODUCCIÓN: En España se ha señalado repetidamente que los horarios de visita en las UCI son restrictivos, y que no se considera apenas la participación de la familia en los cuidados del paciente [1]. Sin embargo, existe una corriente de opinión emergente entre los profesionales tendente a considerar un papel más activo de la familia y una liberalización de los horarios de visita en nuestras unidades [2, 3]. Desde hace diez años no disponemos de datos nuevos sobre si se ha producido realmente una evolución positiva en el sentido de la ampliación de horarios y una mayor participación de los familiares.
   
RESUMEN: Se elaboró y difundió un cuestionario entre las UCI españolas en mayo de 2015 a fin de conocer horarios de visitas, diseño, confortabilidad y participación de los familiares en los cuidados del paciente [4]. Se analizan las respuestas de 135 unidades (2 de ellas pediátricas) de 131 hospitales. Solo el 3,8% de las unidades tenían un horario de visitas abierto (24 horas del día), y el 9,8% un horario abierto pero solo diurno. El resto tenían horarios variables, con mayor frecuencia de duración igual o inferior a una hora (95,7%), habitualmente divididos entre dos pases diarios (mañana y tarde). Se permite la entrada a dos familiares simultáneamente en el 91% de los casos. Se informa a los familiares habitualmente una vez al día, incluyendo fines de semana, y en el 75,2% de los casos es el médico el único que informa. A excepción de la participación de la familia en dar de comer al paciente, que se permite en el 80,5% de los casos, apenas se les permite participar en otros cuidados (aseo 11%, fisioterapia 12%). Dispositivos como teléfonos móviles u ordenadores se permiten a los pacientes solo aproximadamente en la mitad de las UCI encuestadas. El 60,2% de las UCI tenían todos los boxes individuales.
   
COMENTARIO: El estudio pone de manifiesto que se han producido pocos avances en la ampliación de los horarios y la participación de los familiares. A destacar el elevado porcentaje de UCI con boxes individuales, que invalida el argumento comúnmente esgrimido de las barreras arquitectónicas y la intimidad de los pacientes para justificar esas políticas restrictivas. La encuesta es breve y no incluye muchas cuestiones de potencial interés, pero es una instantánea muy válida de la situación actual, y muestra el largo camino que aún queda por recorrer.
 
Eduardo Palencia Herrejón
Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Noviembre 2015.
      
ENLACES:
  1. Las visitas en la UCI: ¿Es hora de cambiar? Alfredo Martínez Ques. [REMI 2005; 5(6): 867]
  2. Proyecto "UCI de puertas abiertas".
  3. Por una UCI de puertas abiertas, más confortable y humana. Es tiempo de cambio. Escudero D, Viña L, Calleja C. Med Intensiva 2014;  [PubMed] [Texto completo]
  4. Encuesta nº 23. Horarios de visita y confortabilidad en UCI. Martín Iglesias L. [REMI 2014; 14(5): E23]
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Política de visitas en la Unidad de Cuidados Intensivos
  • Sintaxis: icu visiting policy
  • [Resultados]
[https://www.facebook.com/medicina.intensiva2.0] [https://www.facebook.com/groups/forodeuci/]      

REMI 2089. Disfunción renal aguda en el traumatizado: factores de riesgo y pronóstico

ARTÍCULO ORIGINAL: Acute kidney injury following severe trauma: Risk factors and long-term outcome. Erisksson M, Brattström O, Märtensson J, Larsson E, Oldner A. J Trauma Acute Care Surg 2015; 79(3): 407-412. [Resumen] [Artículos relacionados]
   
INTRODUCCIÓN: La lesión renal aguda (LRA) es una entidad clínica asociada al paciente traumatizado grave. Entre las causas que podrían contribuir a su desarrollo destacan el shock, la isquemia-reperfusión, la rhabdomiolisis, la exposición a sustancias nefrotóxicas, el síndrome compartimental abdominal y la sepsis. Este estudio analiza los factores de riesgo asociados a la LRA utilizando las definiciones de la Kidney Disease Global Outcome (KDIGO). 
   
RESUMEN: Estudio retrospectivo de los pacientes traumatizados graves ingresados en UCI en un periodo de 5 años y medio. Se incluyeron los pacientes con edad igual o mayor de 15 años con una estancia en UCI mayor de 24 horas. Se excluyeron los pacientes con enfermedad renal crónica conocida o los que fallecieron antes del día 2 del estudio. Se analiza entre otros: la comorbilidad, Injury Severity Score (ISS), transfusión masiva, shock al ingreso, sepsis y fallo de órganos. Se registró la diuresis y creatinina en los días 2 y 7 usando las definiciones KDIGO. Hubo un total de 413 pacientes con una media de edad de 40 años, el 78% fueron varones y la mediana de ISS 25. Un 25% desarrolló LRA en la primera semana de ingreso, siendo diagnosticados la mayoría (94%) por incremento de los niveles de creatinina y oliguria. Los estadios 1, 2 y 3 según las definiciones KDIGO estuvieron presentes en el 59%, 13% y 28% respectivamente. 27 pacientes precisaron de terapias de reemplazo renal y 6 de estos pacientes hemodiálisis intermitente al final de la estancia en UCI. Ninguno de los pacientes supervivientes en el grupo con LRA fueron dependientes de diálisis a los 3 meses o al año después del traumatismo. Los pacientes con LRA tuvieron a los 30 días y al año mayor mortalidad comparados con los que no la desarrollaron (17,5% frente a 5,8% y 26,2% frente a 7,1%, respectivamente). El análisis univariante mostró que ser varón, la edad, diabetes mellitus, comorbilidad no diabética, ISS mayor de 40, transfusión masiva, administración de coloides (almidones), sepsis y shock al ingreso se asociaron con LRA. En las técnicas multivariantes todas las variables excepto la sepsis y shock permanecieron como factores de riesgo independientes para la LRA.
     
COMENTARIO: Es el primer estudio que analiza la incidencia de LRA según las definiciones KDIGO. Es importante el dato de que el 25% de los pacientes desarrollaron LRA en la primera semana de ingreso, precisando el 26% de estos pacientes técnicas de reemplazo renal. Los pacientes con LRA tuvieron una mortalidad tres veces mayor a los 30 días. Así mismo, es interesante que ningún paciente que sobreviviró desarrolló enfermedad renal terminal al año del traumatismo. Son lógicos los factores de riesgo encontrados. Sin embargo, sepsis antes de la LRA, hipotensión al ingreso y dosis elevadas de contraste (> 150 ml) no estuvieron asociados con el desarrollo de LRA. Los almidones se han asociado a LRA en el paciente séptico; sin embargo, los resultados no han sido concluyentes en el politraumatizado o perioperatorio. En este estudio, la administración de almidones se asoció con LRA, administrándose con mayor frecuencia en pacientes con traumatismos más graves, con shock y sepsis; según esos resultados, la recomendación es evitar el uso de almidones en el paciente traumatizado.
       
Encarnación Molina Domínguez
Hospital General de Ciudad Real.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Noviembre 2015.
         
ENLACES:
  1. Hydroxyethyl starch for fluid resuscitation in critically ill patients. Bagshaw SM, Chawla LS. Can J Anaesth 2013; 60: 709-713. [PubMed]
  2. Prospective multicenter study on epidemiology of acute kidney injury in the ICU: a critical care nephrology Italian collaborative effort (NEFROINT). Piccinni P, Cruz DN, Gramaticopolo S, Garzotto F, Dal Santo M, Aneloni G, Rocco M, Alessandri E, Giunta F, Michetti V, Iannuzzi M, Belluomo Anello C, Brienza N, Carlini M, Pelaia P, Gabbanelli V, Ronco C; NEFROINT Investigators. Minerva Anestesiol 2011; 77: 1072-1083. [PubMed] [Texto completo]
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Factores de riesgo de disfunción renal aguda en el paciente traumatizado
  • Sintaxis: acute kidney failure[mh] AND trauma AND risk factors[mh] 
  • [Resultados]
 [https://www.facebook.com/medicina.intensiva2.0] [https://www.facebook.com/groups/forodeuci/]    

REMI 2088. Pronóstico de la hemorragia cerebral espontánea en la UCI

ARTÍCULO ORIGINAL: Ferrete-Araujo AM, Egea-Guerrero JJ, Vílches-Arenas A, Godoy DA, Murillo-Cabezas F. Predictores de mortalidad y mal resultado funcional en la hemorragia intraparenquimatosa espontánea grave: estudio prospectivo observacional. Med Intensiva 2015; 39: 422-432. [Resumen] [Artículos relacionados]
     
INTRODUCCIÓN: Los enfermos con hemorragia cerebral (HC) representan un porcentaje importante de los pacientes neurocríticos, con una tasa de mortalidad y secuelas importante y donde es de utilidad el determinar factores pronósticos relevantes.
    
RESUMEN: Se realiza un estudio prospectivo observacional en la UCI del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla, España) durante un periodo de 23 meses de los pacientes que ingresan con HC espontánea grave en dicha UCI, realizándose un seguimiento máximo de 6 meses. En total se recogieron datos de 186 pacientes, la mediana de edad fue 60 años, la mediana de Glasgow 9 puntos, se monitorizó PIC (presión intracraneal) en el 27,4% y se intervino quirúrgicamente el 25,8% de los pacientes. La mortalidad en la UCI fue del 34,9%, la hospitalaria del 46,7% y tenían un buen resultado funcional a los 6 meses el 38,4% de los pacientes. En el análisis multivariante, la monitorización de la PIC y el haberse realizado procedimiento neuroquirúrgico se asoció significativamente a mayor supervivencia y situación funcional (HR, para mortalidad hospitalaria 0,35; P < 0,001). Se asociaron a mal pronóstico la presencia de diabetes, la anticoagulación previa, la puntuación de gravedad APACHE-2 y el tipo de lesión encontrado en la TAC.
   
COMENTARIO: Recientemente se han publicado las guías americanas para el manejo de los pacientes con HC [1], realizándose una muy buena actualización de los temas más relevantes en el manejo de estos pacientes. Con todo, hay diversas cuestiones en las que es difícil aquilatar su valor, entre otros cuándo monitorizar la PIC y a qué pacientes intervenir. El presente trabajo, con las limitaciones de un estudio observacional realizado en un solo hospital, se identifican ambas actuaciones como relacionadas con buena evolución.
    
Antonio García Jiménez
Hospital Arquitecto Marcide, Ferrol, A Coruña.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Noviembre 2015.
      
ENLACES:
  1. Hemphill JC 3rd, Greenberg SM, Anderson CS, Becker K, Bendok BR, Cushman M, Fung GL, Goldstein JN, Macdonald RL, Mitchell PH, Scott PA, Selim MH, Woo D; American Heart Association Stroke Council; Council on Cardiovascular and Stroke Nursing; Council on Clinical Cardiology. Guidelines for the Management of Spontaneous Intracerebral Hemorrhage. A Guideline for Healthcare Professionals From the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke 2015; 46: 2032-2060. [PubMed] [Texto completo]
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Pronóstico de la hemorragia cerebral
  • Sintaxis: cerebral hemorrhage[mh] AND prognosis[mh] AND multivariate
  • [Resultados]
 [https://www.facebook.com/medicina.intensiva2.0] [https://www.facebook.com/groups/forodeuci/]    

REMI 2227. Manejo antibiótico ante pacientes intubados por coma

ARTÍCULO ORIGINAL:  Antibiotic Therapy in Comatose Mechanically Ventilated Patients Following Aspiration: Differentiating Pneumonia From ...