REMI 2338. Cloroquinas, tampoco en profilaxis

ARTÍCULO ORIGINAL: A Randomized Trial of Hydroxychloroquine as Postexposure Prophylaxis for Covid-19. Boulware DR, Pullen MF, Bangdiwala AS, Pastick KA, Lofgren SM, Okafor EC, Skipper CP, Nascene AA, Nicol MR, Abassi M, Engen NW, Cheng MP, LaBar D, Lother SA, MacKenzie LJ, Drobot G, Marten N, Zarychanski R, Kelly LE, Schwartz IS, McDonald EG, Rajasingham R, Lee TC, Hullsiek KH. N Engl J Med. 2020 Jun 3:NEJMoa2016638. [Resumen] [PDF] [Artículos relacionados]
  
INTRODUCCIÓN: Se ha descrito otra probable utilidad de la hidroxicloroquina en la “profilaxis” de personas con contacto de alto riesgo de pacientes con infección por SARS-CoV-2 [1]. En este contexto, este fármaco fue incluido en protocolos a nivel mundial como profilaxis a personal sanitario y enfermos de riesgo. Esta información fue incluso mediatizada por importantes personalidades mundiales. Lo peligroso de “esta profilaxis” es que la supuesta utilidad puede desplazar y restar importancia a medidas que realmente han demostrado eficacia como son el distanciamiento social, protocolos de bioseguridad y el correcto uso de los equipos de protección personal.
  
RESUMEN: Estudio multicéntrico, aleatorizado, doble ciego realizado en EEUU y Canadá y diseñado para evaluar la eficacia de la hidroxicloroquina en la profilaxis post exposición a personas con diagnóstico de COVID-19. Se incluyeron 820 participantes reclutados por redes sociales. El 88% refirieron exposición ocupacional o social de alto riesgo (sin usar mascarilla ni protector ocular) y el 12% riesgo moderado (usaron mascarilla, pero no protector ocular). Se incluyeron participantes con un intervalo de hasta 4 días desde la exposición y se aleatorizaron a recibir hidroxicloroquina (800 mg una vez, seguido de 600 mg en 6 a 8 horas y luego 600 mg diarios por 4 días) o placebo. En el grupo de intervención, el 12% (49/414) tuvieron síntomas compatibles o PCR confirmada para COVID-19 frente al 14% en el grupo placebo (58/407) P = 0,35. Se presentaron efectos adversos en el 40% en el grupo intervención y en el 17% de grupo placebo (P < 0,001), siendo principalmente molestias abdominales y neurológicas. Los autores concluyen que, en el presente estudio, dosis elevadas de hidroxicloroquina iniciadas hasta 4 días después de un contacto de riesgo, no evitan el desarrollo de enfermedad compatible con COVID-19.
  
COMENTARIO: Estudio con un diseño aceptable y con un advertido ajuste a las diferentes limitaciones que significa realizarlo en el contexto de una pandemia. Sesgos a considerar son el reclutamiento por redes sociales, el contar con un alto porcentaje de diagnóstico clínico para COVID-19 sin confirmación de PCR y sobre todo, el infra diagnóstico en los grupos a consecuencia de que muchos de los participantes pudieron tener enfermedad asintomática. Sin embargo, nuevamente tenemos resultados negativos con este medicamento. A pesar de las grandes limitaciones y críticas a todos los estudios recientemente publicados en revistas de alto impacto, ningún estudio ha podido concluir nada positivo, más bien al contrario [2, 3]. ¿Entonces, debemos seguir prescribiendo este medicamento? Estamos de acuerdo en que tenemos que esperar pacientemente estudios experimentales con farmacovigilancia y con aprobación de comités de ética que garanticen su correcto diseño [4]. Pero discrepamos rotundamente con la “universalización del experimento”, con el uso de un fármaco que no es seguro [5] y con la prescripción sin la vigilancia ni controles necesarios bajo el lema “porque se están estudiando”. Nos sentimos obligados a continuar insistiendo en la responsabilidad de la prescripción, en el “menos es más” y en el “hagamos y obsesionémonos en lo que hasta el momento demuestra que funciona”. Dejemos que sean los estudios controlados y “no la costumbre universal” los que tal vez mañana nos hagan cambiar nuestra posición y práctica clínica. 
     
Hernan Aguirre-Bermeo
Servicio de Medicina intensiva. Hospital Santa Inés, Cuenca, Ecuador.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Junio 2020.
      
ENLACES:
  1. Hydroxychloroquine prophylaxis for COVID-19 contacts in India. Rathi S, Ish P, Kalantri A, Kalantri S. Lancet Infect Dis 2020. [PubMed] [Texto Completo]
  2. Cloroquinas, la caida del elefante blanco. Aguirre-Bermeo H. REMI 2020; 20(6): 2334. [Enlace].
  3. Observational Study of Hydroxychloroquine in Hospitalized Patients with Covid-19. Geleris J, Sun Y, Platt J, Zucker J, Baldwin M, Hripcsak G, Labella A, Manson DK, Kubin C, Barr RG, Sobieszczyk ME, Schluger NW. N Engl J Med. 2020 Jun 18;382(25):2411-2418. [Enlace] [Texto Completo]. 
  4. Cloroquinas: el elefante blanco que tropezó pero no sabemos si cayó. Cardinal-Fernández P, Martín-Saborido C, Aquino-Esperanza J. REMI 2020; 20(6): A2334-1. [Enlace].
  5. Hydroxychloroquine pharmacokinetic in COVID-19 critically ill patients: an observational cohort study. Painvin B, Guillot P, Verdier MC, Gacouin A, Maamar A. Intensive Care Med. 2020 Jun 8:1-2. [PubMed] [Texto Completo].
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Estudio aleatorizado sobre la hidroxicloroquina en la profilaxis post exposición a COVID-19.
  • Sintaxis: Hydroxychloroquine AND Postexposure AND Prophylaxis AND COVID-19.
  • [Resultados]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ruega que los autores de los comentarios se identifiquen (nombre, apellidos, lugar de trabajo)

REMI 2343. Datos clínicos y ECG en el diagnóstico de síndrome coronario agudo

ARTÍCULO ORIGINAL: Miró O, Martínez-Nadal G, Jiménez S, Gómez-Angelats E, Alonso JR, Antolín A et al. Asociación entre los datos clínico...