Ir al contenido principal

REMI A166. IDEAS para mejorar la transmisión de la información clínica

Introducción
 
El concepto actual de salud integral ha de ser abordado desde un enfoque multidisciplinar en todos sus aspectos a lo largo de los distintos niveles de atención, de forma conjunta y coordinada. Así durante el proceso asistencial se ven implicados diversos profesionales, por ello se han de establecer vías de comunicación que garanticen la correcta transmisión de información entre los mismos.
 
La carencia o los defectos de esta comunicación pueden verse traducidos en graves consecuencias para el paciente, representando un factor grave en un alto porcentaje de los efectos adversos (EA). Para afrontar este problema desde la perspectiva de la seguridad del paciente se han elaborado una serie de recomendaciones de diverso nivel de evidencia tanto por entidades nacionales e internacionales [1-7], que reconocen la necesidad de estructurar la transmisión de información en el traspaso del paciente como una prioridad con un nivel de complejidad medio a la hora de su implantación.
 
El parte verbal
 
Podríamos definir el parte como la comunicación que se establece entre varios profesionales de la salud para intercambiar la información relativa a su proceso asistencial durante el cambio de turno, unidad o nivel asistencial [8, 9].
 
Ante todo se trata de un fenómeno de comunicación, en este caso verbal, aunque es frecuente el uso de medios de apoyo escritos (informes de continuidad de cuidados, informes de alta de enfermería, mapas de camas…) sobre todo cuando el número de pacientes es elevado o se produce un cambio de servicio o centro asistencial.
 
Podemos distinguir dos tipos de partes, el parte inicial, en el que se traspasa la información a un profesional que no tiene conocimiento previo del paciente o partes sucesivos en los que tan solo desconoce las novedades más recientes.
 
El parte verbal no puede ni debe sustituir ni repetir el registro escrito. La historia clínica (HC) recoge formularios e informes así como notas de evolución en las que han de constar las incidencias y novedades relativas al paciente, está regulada por la legislación española y su registro es de obligado cumplimiento. La transmisión de la información es un procedimiento centrado en la continuidad de la asistencia, por ello no puede suponer una revisión exhaustiva de la HC, pero siempre debe incluir una serie de aspectos esenciales.
 
Método IDEAs
 
A continuación se propone un método estandarizado para la transmisión de información durante el parte verbal a través de un check-list de cinco puntos recogidos en el acrónimo IDEAs que contienen la información necesaria para garantizar un conjunto mínimo de datos que permitan la continuidad de la asistencia (Tabla 1):
  1. Identificación del paciente que ha de incluir nombre, ubicación y datos básicos. Así como del profesional responsable o de referencia.
  2. Diagnóstico. Consiste en una­ definición clara, estandarizada y codificada del problema actual objeto de asistencia, así como de los antecedentes y enfermedades crónicas de relevancia.
  3. Estado. Una exposición breve y ordenada de las funciones vitales del paciente reseñando las alteraciones existentes.
  4. Actuaciones. Incluye las medidas terapéuticas que se han llevado a cabo hasta el momento de la transferencia y el plan de acción a seguir.
  5. Signos y síntomas de alarma. Este último punto está indicado en pacientes críticos o graves, se centra en los aspectos clave que requieren de una atención especial dadas las alteraciones del paciente.

El parte no debe limitarse a una enumeración de los datos y constantes, debe reseñar las funciones alteradas y destacar los elementos más relevantes. Pero siempre debe dejar claras una serie de cuestiones imprescindibles en cada uno de los apartados (Tabla 2).

Tabla 2. Cuestiones imprescindibles en el método IDEAs

1. Identificación
  • ¿Quién es el paciente?, ¿cómo es?, ¿dónde esta?
  • ¿Quién es el responsable de su cuidado/atención?
2. Diagnóstico
  • ¿Cuál es el problema que da objeto a la asistencia?
  • ¿Cuáles son los antecedentes relevantes?
3. Estado
  • ¿Cómo se encuentra el paciente actualmente?
  • ¿Cómo se manifiesta la enfermedad?
4. Actuaciones
  • ¿Qué se ha hecho hasta ahora?
  • ¿Qué queda por hacer?
  • ¿Qué tengo que hacer yo?
5. Signos y síntomas de alarma
  • Presta atención cuidado a…
  • Vigila especialmente…

Metacomunicación
 
Definimos metacomunicación como la comunicación acerca de la transmisión de información. Está centrada en cómo interpreta el receptor el mensaje que recibe del emisor. Aún en el supuesto de que logremos implantar el uso de un lenguaje común y propio en nuestros partes, no queda exenta la posibilidad de que surjan distorsiones al interpretarse erróneamente o pueden verse distorsionados por elementos externos (ruidos, distracciones…) o encontrarse contradicciones frente a otras fuentes de información. Por ello se hace imprescindible aunque no sea el objeto del presente artículo, mencionar una serie de pautas a la hora de comunicarnos que eviten en la medida de lo posible estas distorsiones del mensaje (tabla 3).
 
Tabla 3: Pautas de correcta comunicación
 
A la hora de contar el parte:
  • Busque un entorno libre de ruido, disminuirá las distorsiones y mejorará el confort del paciente.
  • Lo más próximo a la cabecera del paciente, permite señalar e identificar in situ los elementos y plantear dudas operacionales.
  • Prepare de antemano la información que precise, tenga cerca el material de soporte si es preciso.
  • Reserve un tiempo suficiente para el parte.
  • Nunca mezcle información de varios pacientes.
  • Permita que se planteen dudas y consultas durante el mismo.
  • Separe los comentarios e impresiones de las evidencias.
  • No interrumpa el parte salvo por necesidad justificada.
  • Confirme explícitamente la comprensión de los elementos clave.
  • Deje constancia por escrito de las incidencias e instrucciones.

Conclusiones
 
El método IDEAs presenta una alternativa simple y de fácil memorización que trata de abarcar los elementos esenciales que garanticen la continuidad de la asistencia, organizando su transmisión entre profesionales de una forma lógica y estructurada siguiendo las recomendaciones actuales en materia de seguridad del paciente.
 
Rafael Delgado Morales
Servicio Riojano de Salud
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Abril 2013.
 
Bibliografía
  1. Prácticas Seguras Simples recomendadas por agentes gubernamentales para la prevención de Efectos Adversos (EA) en los pacientes atendidos en hospitales. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo; 2008.
  2. Estudio APEAS. Estudio sobre la seguridad de los pacientes en atención primaria de salud. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo; 2008.
  3. Estudio Nacional sobre los Efectos Adversos ligados a la Hospitalización. ENEAS 2005 Informe. Febrero 2006 NIPO: 351-06-009-2
  4. Patient Safety Toolkit” http://www.med.umich.edu/patientsafetytoolkit/
  5. Guía de Práctica clínica sobre Seguridad del Paciente. Empresa Pública de Emergencias Sanitarias
  6. OMS 2007. Soluciones para la seguridad del paciente – Solución 3 – Comunicación durante el traspaso de informaciones sobre la salud de los pacientes
  7. Prácticas seguras para mejorar la atención a la salud (PS 2, 4, 8, 9, 11 y 24) The National Quality Forum, 2006
  8. Mary Ann Friesen, Susan V.White, Jacqueline F.Byers.(n.d.).Patient Safety and Quality: An Evidence [versión electrónica].Based Handbook for Nurses (vol.2, cap.34)
  9. The Joint Commission, Joint Commission Internacional.(2007, mayo).Comunicación durante el traspaso de pacientes. Soluciones para la seguridad del paciente (vol.1, solución 3)
  

Comentarios

  1. La medicina de un indivíduo, empieza ya "antes" incluso de la unión del espermatozoide al óvulo y va a durar, incluso despues de su muerte, se entiende pues, que el trayecto de salud y/o enfermedad, es casi infinito y recogerlo, ya está contemplado en Medicina, cuando el Clinico hace una correcta anamnesis. Plasmar una situación de enfermedad puntual, para nada se aparta de lo apuntado, enmarcarla no obstante es obligado y más, para los tiempos que corren, pero gracias a Dios, siempre habrá algo, que no se pueda contemplar y trasmitir en la mejor de las plantillas, como puede ser, la que nos proponen, dicho con todo el respeto y admiración. Dr. F. Hernández Altemir
    Colegiado 505004161

    ResponderEliminar
  2. Por cierto y con carácter urgente: ¿Vosotros compañeros, no teneis problemas para demostrar que no sois un Robot?. Servidor, no pocas veces, aunque la media es de dos-tres veces por cada Comentario y la verdad, me crea cierto estrés, con repercusión, al menos en mi rítmo cardíaco, que trato de obviar, copiando el texto que envio, con el raton, no sea, que se me complique el Comentario y no recuerde, lo que he dicho (si no se arregla o suaviza esto, creo que habrá que crear robots, capaces de entenderse con el de REMI).
    Dr.F. Hernández Altemir
    Colegiado 505004161

    ResponderEliminar
  3. Muy buena propuesta. Orden y claridad.
    Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Se ruega que los autores de los comentarios se identifiquen (nombre, apellidos, lugar de trabajo)

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …