Ir al contenido principal

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados]
   
INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2].
  
RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El objetivo principal fue evaluar la asociación entre la intubación traqueal y supervivencia al alta en la parada cardiaca intrahospitalaria (PCIH) en adultos. Los secundarios fueron recuperación de la circulación espontánea (ROSC) y estado funcional favorable (EFF) al alta. Se valoró también la influencia de otros factores como ritmo inicial (desfibrilable o no desfibrilable), características de los pacientes, de los hospitales o del lugar del evento. De un total de 108.079 pacientes de 668 hospitales se seleccionó una cohorte de propensión emparejada en dos grupos de 43.314 pacientes cada uno, unos intubados en los primeros 15 minutos y otros no intubados en los mismos minutos. La supervivencia fue menor en los intubados (16,3% frente a 19,4%; RR 0,84; P < 0,001); la ROSC fue en los intubados 57,8%, y en los no intubados 59,3% (RR 0,97; P < 0,001); el EFF también fue peor en los intubados (10,6% frente a 13,6%; RR 0,78; P < 0,001). En ambos tipos de ritmo inicial las diferencias fueron favorables a la no intubación, aunque mucho menores en los ritmos no desfibrilables. En los demás subgrupos las diferencias fueron favorables al grupo de no intubados, salvo en los casos de causa médica no cardiaca de la PCIH e insuficiencia respiratoria previa al evento, en que no hubo diferencias.
  
COMENTARIO: A pesar de su tamaño y características, y de la complejidad del análisis realizado, y tal como se comenta en un editorial que acompaña [3], el estudio presenta una serie de limitaciones y potenciales confusores, como la falta de información sobre el grado de severidad de la enfermedad de base de los pacientes, la experiencia de los que realizaron las intubaciones, el tiempo de duración del procedimiento, los posibles intentos fallidos del mismo, la calidad de las compresiones torácicas o la propia indicación de intubar. Sin embargo, los hallazgos del estudio confirman las recomendaciones internacionales y no refuerzan la intubación inicial en la PCIH; confirmar o no los resultados, en base a ensayos clínicos controlados no ha de ser tarea fácil en este tipo de procesos e intervenciones. Corroboramos lo recomendado recientemente en caso de PCIH en niños [4], tratando de evitar los efectos deletéreos de la intubación traqueal, como la interrupción de las compresiones torácicas, la hiperventilación, el retraso en la desfibrilación o la intubación esofágica inadvertida.
   
Juan B. López-Messa
Complejo Asistencial de Palencia.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Febrero 2017.
      
ENLACES:
  1. European Resuscitation Council Guidelines for Resuscitation 2015: section 3: Adult Advanced Life Support. Soar J, Nolan JP, Böttiger BW, Perkins GD, Lott C, Carli P, Pellis T, Sandroni C, Skrifvars MB, Smith GB, Sunde K, Deakin CD; Adult advanced life support section Collaborators. Resuscitation 2015; 95: 100-147. [PubMed]
  2. Airways in out-of-hospital cardiac arrest: systematic review and meta-analysis. Fouche PF, Simpson PM, Bendall J, Thomas RE, Cone DC, Doi SA. Prehosp Emerg Care 2014;18:244-256. [PubMed]
  3. Wheter to intubate during cardiopulmonary resuscitation. Conventional Wisdom vs Big Data. Angus DC. JAMA 2017; 317: 477-478. [PubMed]
  4. Intubación traqueal durante la reanimación de una parada cardiaca intrahospitalaria en niños. López-Herce Cid J. REMI 2016; 16(11): 2181. [Enlace]

BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Intubación traqueal durante la parada cardiaca y supervivencia
  • Sintaxis: tracheal intubation AND cardiac arrest AND survival 
  • [Resultados]

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …