Ir al contenido principal

REMI 1958. Síndrome de fragilidad del anciano en la UCI

Artículo original: Prevalence and impact of frailty on mortality in elderly ICU patients: a prospective, multicenter, observational study. Le Maguet P, Roquilly A, Lasocki S, Asehnoune K, Carise E, Saint Martin M, Mimoz O, Le Gac G, Somme D, Cattenoz C, Feuillet F, Malledant Y, Seguin P. Intensive Care Med 2014; 40(5): 674-682. [Resumen] [Artículos relacionados]
     
Introducción: El número de pacientes ancianos ingresados en UCI está aumentando y es esperable que esta tendencia continúe, manteniendo el debate de si es la edad u otras situaciones como comorbilidades previas o el síndrome de fragilidad en el anciano (SFA) [1] los determinantes de su pronóstico a corto y medio plazo.
     
Resumen: Estudio prospectivo, observacional y multicéntrico que investiga el impacto del SFA sobre la mortalidad tras ingreso en UCI. Se analizaron 196 pacientes de 65 años o más, ingresados más de 24 horas, valorando gravedad al ingreso (SAPS II, SOFA y escala de coma de Glasgow) y presencia de SFA con dos escalas: FP (frailty phenotype) y CFS (clinical frailty score) [2, 3]. Se observó SFA (FP ≥ 3 y CFS ≥ 5) en el 23% de los pacientes. Todos ellos tenían más comorbilidades previas, discapacidad y alteraciones de la memoria, pero sin diferencias entre SAPS II y SOFA al ingreso. Los factores de riesgo para mortalidad intraUCI fueron FP ≥ 3, sexo masculino, parada cardiaca (PCR) o daño neurológico previo y SAPS II ≥ 46. Para la mortalidad a 6 meses fueron CFS ≥ 5 y SOFA ≥ 7. En su análisis la edad no fue factor predictivo de mortalidad. 
     
Comentario: A pesar de algunas debilidades del estudio (subjetividad de las escalas; elevado porcentaje de ingresos tras PCR o con lesión neurológica), sus datos vuelven a resaltar la importancia relativa de la edad a la hora de determinar el ingreso en UCI del anciano y su evolución posterior frente a la presencia de comorbilidades previas o mala situación basal. Esta conclusión es contradictoria con la de otros estudios, algunos previamente analizados en REMI [4], y vuelve a cuestionar, en un entorno de recursos escasos, cuales deben ser los determinantes últimos que indiquen o desestimen el ingreso del paciente anciano crítico.
     
Miguel Ángel González Gallego
Hospital Universitario Infanta Sofía
San Sebastián de los Reyes, Madrid
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Mayo 2014.
      
Figura 1: Clinical Frailty Scale [Enlace]
      
Enlaces:
  1. Frailty in elderly people. Clegg A, Young J, Iliffe S, Rikkert MO, Rockwood K. Lancet 2013; 381: 752-762. [PubMed]
  2. A global clinical measure of fitness and frailty in elderly people. Rockwood K, Song X, MacKnight C, Bergman H, Hogan DB, McDowell I, Mitnitski A. CMAJ 2005; 173: 489-495. [PubMed]
  3. Frailty in older adults: evidence for a phenotype. Fried LP, Tangen CM, Walston J, Newman AB, Hirsch C, Gottdiener J, Seeman T, Tracy R, Kop WJ, Burke G, McBurnie MA; Cardiovascular Health Study Collaborative Research Group. J Gerontol A Biol Sci Med Sci 2001; 56: M146-156. [PubMed] [PDF] [Frailty syndrome en Wikipedia]
  4. Características al ingreso en UCI y mortalidad de los pacientes ancianos y muy ancianos. González-Gallego MA. [REMI 2012; 12(11): 1801]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Síndrome de fragilidad y el paciente crítico
  • Sintaxis: frailty syndrome AND critically ill
  • [Resultados]
       

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …