Ir al contenido principal

REMI 1801. Características al ingreso en UCI y mortalidad de los pacientes ancianos y muy ancianos

Artículo original: ICU admission characteristics and mortality rates among elderly and very elderly patients. Fuchs L, Chronaki CE, Park S, Novack V, Baumfeld Y, Scott D, McLennan S, Talmor D, Celi L. Intensive Care Med 2012; 38(10): 1654-1661. [Resumen] [Artículos relacionados]

Introducción: El número de ancianos con enfermedades agudas crece a medida que la población aumenta su expectativa de vida. Secundariamente, está aumentando de forma importante el porcentaje de estos enfermos que precisa cuidados críticos y que termina ingresado en UCI.

Resumen: El ensayo es un análisis retrospectivo de pacientes ancianos ingresados en UCI en un hospital terciario durante 8 años. Se incluyeron todos los pacientes mayores de 65 años que tuvieron un ingreso en UVI no planificado, divididos en tres grupos de edad: 65 a 74 años, 75 a 84 y 85 o más. Los objetivos fundamentales del estudio fueron la mortalidad a los 28 días y al año del ingreso, teniendo en cuenta el nivel de gravedad (comparando SAPS-I, SOFA y la constancia de “orden de no reanimar-ONR” al ingreso). También se analizó el nivel de comorbilidades previas mediante la escala de Elixhauser. Durante ese periodo, el 45,7% de los pacientes ingresados en UCI tenía más de 65 años (13,2% entre 65-74, 15,4% entre 75 y 84, y 8,6% 85 o más). A los 28 días habían fallecido el 20,4% del grupo 65-74, el 28% del grupo 75-84 y el 34,6% del grupo >85. Al año las respectivas mortalidades fueron del 36,2%, 45,9% y 56,1%. El análisis de regresión logística mostró que, tras el ajuste de las características basales (SOFA, SAPS, Elixhauser y ONR), los pacientes entre 75-84 y >84 tenían odds ratios de mortalidad de 1,52 y 1,85 respectivamente, en relación al grupo 65-74. Algo similar ocurría con el análisis de regresión de Cox para la mortalidad al año (riesgos relativos de muerte de 1,21 y 1,59 de los grupos de más edad comparados con el de 65-74). La conclusión fundamental fue que la mortalidad de los pacientes ancianos o muy ancianos ingresados en UCI es alta y que la edad es un factor de riesgo independiente de otros. O lo que es lo mismo, estos pacientes fallecen más en razón de su edad avanzada y no porque estén más graves a su ingreso.

Comentario: Es difícil sacar conclusiones firmes (análisis retrospectivo, que no considera la evolución hospitalaria de los pacientes no ingresados en UCI o su calidad de vida), pero este estudio y otros de mayor tamaño [1, 2], en contra de publicaciones previas [3], sugieren que la edad per se es un factor independiente de aumento de la mortalidad en los enfermos mayores ingresados en UCI. En un entorno de recursos escasos y demanda creciente, estos datos deberían servir, además de para el debate ético que suscitan, para la planificación de las necesidades asistenciales en un futuro no muy lejano.

Miguel Ángel González Gallego
Hospital Clínico San Carlos, Madrid
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Noviembre 2012.

Enlaces:
  1. Very old patients admitted to intensive care in Australia and New Zealand: a multi-centre cohort analysis. Bagshaw SM, Webb SA, Delaney A, George C, Pilcher D, Hart GK, Bellomo R. Crit Care 2009; 13(2): R45. [PubMed]
  2. The Eldicus prospective, observational study of triage decision making in European intensive care units. Part II: intensive care benefit for the elderly. Sprung CL, Artigas A, Kesecioglu J, Pezzi A, Wiis J, Pirracchio R, Baras M, Edbrooke DL, Pesenti A, Bakker J, Hargreaves C, Gurman G, Cohen SL, Lippert A, Payen D, Corbella D, Iapichino G. Crit Care Med 2012; 40(1): 132-138. [PubMed]
  3. Critically ill old and the oldest-old patients in intensive care: short- and long-term outcomes. Somme D, Maillet JM, Gisselbrecht M, Novara A, Ract C, Fagon JY. Intensive Care Med 2003; 29(12): 2137-2143. [PubMed
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Cuidados Intensivos en el anciano
  • Sintaxis: critically ill AND aged[majr]
  • [Resultados]
   

Comentarios

  1. Edad e Ingreso en UCI: ¿hay límites?



    La proporción de pacientes mayores (> 65 años) o verdaderamente mayores (> 80 años) sobre el total de ingresos en UCI es elevada. Conocemos que a medida que avanza la edad, el número de co-morbilidades pre-existentes y la razón primaria de ingreso en UCI se modifica.

    El efecto per se de la edad avanzada vs. la gravedad de enfermedades agudas y crónicas sobre la supervivencia -a largo o corto plazo- de los pacientes mayores ingresados en UCI no está lo suficientemente aclarada.

    A la luz de las más recientes y amplias publicaciones podemos encontrar dos corrientes de opinión:
    - Restringir el ingreso a los mayores (especialmente a los mayores de 75 años) debido a que una edad avanzada debe de ser considerada como un factor independiente y significativo de mortalidad (Fuchs et al. Intensive Care Med 2012)
    - Considerar que a pesar del hecho de que los pacientes mayores son rechazados con mas frecuencia y presentan mayor mortalidad si ingresan en UCI, los beneficios del ingreso en términos de mortalidad son mas altos en este especial subgrupo. Además, el 80 % de los mayores que ingresan en la UCI sobreviven al alta hospitalaria (Sprung CL et al. Crit Care Med 2012) (Bagshaw et al. Crit Care 2009)

    Nuestra opinión va en esta última línea y nuestra recomendación es que los intensivistas deben de cambiar sus prácticas de triagge en relación con los pacientes mayores.


    Prof. Dr. Abelardo García de Lorenzo y Mateos
    Director de la Cátedra de Medicina Crítica y Metabolismo
    Jefe de Sección de Medicina Intensiva. Hospital Universitario La Paz. Madrid

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Se ruega que los autores de los comentarios se identifiquen (nombre, apellidos, lugar de trabajo)

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …