Ir al contenido principal

REMI A185. Carta. Hipotermia terapéutica tras parada cardiaca: ¿y ahora qué?

En su excelente editorial sobre el papel de la hipotermia inducida tras la parada cardiaca recuperada a la luz de la nueva evidencia que cuestiona su utilidad [1], el Dr. López Messa muestra sus reservas sobre la conveniencia de realizar un metaanálisis, dada la heterogeneidad de los ensayos clínicos realizados hasta ahora, y arguye que en el gráfico metaanalítico que presenté [2] para mostrar la ausencia de efectividad de la hipotermia se da un peso elevado al reciente estudio de Nielsen, con resultados negativos, en detrimento de los antiguos estudios que mostraban efectividad.
       
Respecto a la primera cuestión, creo que siempre es útil presentar un sumario cuantitativo de la evidencia. El metaanálisis aporta una síntesis cuantitativa, realizada de manera sistemática mediante criterios explícitos, y constituye hoy en día una herramienta imprescindible en la investigación biomédica, por más que tenga sus limitaciones, como cualquier herramienta estadística, y que sería muy extenso discutir aquí.
       
Respecto a la segunda, una de las discusiones que se plantean en el diseño de un metaanálisis es si se deben realizar los cálculos siguiendo un modelo de efectos fijos o un modelo de efectos aleatorios. Se trata de una cuestión no resuelta, pero en opinión de este autor, es en general preferible el modelo de efectos fijos, salvo que haya razones de peso para emplear el modelo de efectos aleatorios. En el modelo de efectos fijos, se asigna mayor peso a los estudios de mayor tamaño, que suelen estar menos sujetos a sesgos y tener mayor calidad metodológica, además de aportar un mayor número de casos para el análisis. En el modelo de efectos aleatorios se asigna un peso relativamente mayor a los estudios de menor tamaño, que suelen estar más sujetos a sesgos y ser de peor calidad.
       
Al margen de esta discusión un tanto académica, si los resultados de un metaanálisis dependieran del modelo estadístico utilizado, dichos resultados no serían lo suficientemente robustos. En el caso que nos ocupa sin embargo no es así, pues incluso empleando el modelo de efectos aleatorios que “premia” a los estudios menores en detrimento del más reciente ensayo clínico de Nielsen, no se encuentra diferencia estadística entre hipotermia y normotermia ni en la mortalidad ni en la probabilidad de recuperación neurológica.
        

En concreto, siguiendo el modelo de efectos aleatorios, para la mortalidad el riesgo relativo es de 0,903 (IC 95% 0,761-1,071); P = 0,242, con un peso asignado al estudio de Nielsen del 34% (figura 1), y para la recuperación neurológica el riesgo relativo es de 0,832 (IC 95% 0,685-1,012), P = 0,066, con un peso asignado al estudio de Nielsen del 24% (figura 2). Podemos concluir que, incluso asignando al estudio de Nielsen un peso muy inferior al del número de pacientes que aporta, el metaanálisis no muestra beneficio de la hipotermia, ni sobre la mortalidad ni sobre la recuperación neurológica.
      
Figura 1. Efecto de la hipotermia sobre la mortalidad. Modelo de efectos aleatorios



Figura 2. Efecto de la hipotermia sobre la recuperación neurológica. Modelo de efectos aleatorios



Eduardo Palencia Herrejón
Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Diciembre 2013.

Enlaces:
  1. López Messa JB. Hipotermia terapéutica tras parada cardiaca: ¿y ahora qué? [REMI 2013; 13(12): A184]
  2. Palencia Herrejón E. Papel de la hipotermia tras la parada cardiaca: metaanálisis de ensayos clínicos. [REMI 2013; 13(12): A183
   

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …