Ir al contenido principal

REMI 1885. ¿Qué es realmente delirio? Efecto de la sedación

Artículo original: Effect of sedation level on the prevalence of delirium when assessed with CAM-ICU and ICDSC. Haenggi M, Blum S, Brechbuehl R, Brunello A, Jakob SM, Takala J. Intensive Care Med 2013. [Resumen] [Artículos relacionados]

Introducción: El uso de las herramientas CAM-ICU e ICDSC ha encontrado una prevalencia de delirio en el enfermo crítico muy elevada, incluso superior al 80% en los que reciben ventilación mecánica, siendo en su mayoría del tipo hipoactivo [1]. Sin embargo, en estos casos el diagnóstico es muy dependiente del uso de fármacos sedantes, y se ha señalado que quizá haya que replantearse la validez de los métodos diagnósticos del delirio usados en la actualidad en la UCI [2].
   
Resumen: Con la hipótesis de que los fármacos sedantes aumentan la prevalencia aparente de delirio en el enfermo crítico, se llevó a cabo un estudio de cohortes en la UCI de un hospital suizo. Se valoró la existencia de delirio en 467 ocasiones en 80 pacientes durante la interrupción diaria de la sedación, valorando inicialmente el grado de sedación mediante la escala RASS y empleando luego las herramientas CAM-ICU y ICDSC para diagnosticar delirio. Se evaluó el efecto de incluir o no en la valoración los pacientes con sedación ligera a moderada (RASS -2 o -3), a los que rutinariamente se incluye en las evaluaciones de delirio. Cuando se excluyeron estos pacientes, la prevalencia de delirio bajó según el CAM-ICU de 53% a 31% (P < 0,001), y según el ICDSC de 51% a 29% (P < 0,001).
  
Comentario: El estudio muestra cómo la sedación del enfermo crítico eleva artificialmente la prevalencia de delirio. La "sedación persistente" no debería considerarse delirio, y su influencia sobre el diagnóstico aún está subestimada en este estudio, pues sus efectos se prolongan más allá de cuando se recupera la reactividad. El delirio es un diagnóstico psiquiátrico cuyos criterios no fueron pensados para aplicarse al enfermo crítico, conectado a ventilación mecánica y tratado con fármacos sedantes a dosis mucho más altas de las utilizadas en otros ámbitos. Cualquier paciente que recibe benzodiacepinas (u otros sedantes) puede ser diagnosticado de delirio con el CAM-ICU o el ICDSC; más sencillo sería decir en estos casos que se trata del efecto de la medicación, antes de incluirlo en una categoría diagnóstica común con otros procesos o factores de riesgo que nada tienen que ver. Pero del mismo modo que la sedación, cualquier proceso que cursa con alteración de conciencia cumple casi inevitablemente criterios de delirio; los propios creadores del ICDSC señalaron que un nivel de conciencia alterado puede no ser un discriminador válido de la presencia de delirio en el contexto de la UCI, a diferencia de otras poblaciones de pacientes [3].
 
Eduardo Palencia Herrejón
Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Septiembre 2013.
  
Enlaces:
  1. Clinical Practice Guidelines for the Management of Pain, Agitation, and Delirium in Adult Patients in the Intensive Care Unit. Barr J, Fraser GL, Puntillo K, Ely EW, Gelinas C, Dasta JF, Davidson JE, Devlin JW, Kress JP, Joffe AM, Coursin DB, Herr DL, Tung A, Robinson BR, Fontaine DK, Ramsay MA, Riker RR, Sessler CN, Pun B, Skrobik Y, Jaeschke R. Crit Care Med 2013; 41: 278-280. [PubMed]
  2. Diagnóstico de delirio en el enfermo crítico. Palencia Herrejón E. Med Intensiva 2010; 34(1): 1-3. [PubMed]
  3. Is disturbance of consciousness an important feature of ICU delirium? Bergeron N, Skrobik Y, Dubois MJ. Intensive Care Med 2005; 31: 887. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Prevalencia de delirio en la UCI
  • Sintaxis: delirium prevalence AND ICU
  • [Resultados]
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …