Ir al contenido principal

REMI 1860. Determinación de lactato en la sepsis: ¿arterial o venoso?

Artículo original: Peripheral venous and arterial lactate agreement in septic patients in the Emergency Department: a pilot study. Browning R, Datta D, Gray AJ, Graham C. Eur J Emerg Med 2013. [Resumen] [Artículos relacionados]
 
Introducción: La determinación de lactato en los pacientes con sepsis ha mostrado valor pronóstico y utilidad como guía terapéutica, motivo por el que se recomienda como medida fundamental en las guías de la Campaña Sobrevivir a la Sepsis, y se incluye en los algoritmos de resucitación de la sepsis grave [1]. Sin embargo, existen dudas sobre la interpretación de los niveles de lactato obtenidos de sangre venosa comparados con los de sangre arterial, ya que el lactato venoso puede representar metabolismo local y no el estado de perfusión global del organismo. La correspondencia entre lactato arterial y venoso se ha evaluado previamente [2, 3], pero no específicamente en pacientes con sepsis.
 
Resumen: Se realizó un estudio prospectivo en 37 pacientes adultos con sospecha de sepsis (8 de ellos sepsis grave) atendidos en un departamento de urgencias, excluyéndose los pacientes con insuficiencia hepática y uso de metformina. En estos pacientes se realizó secuencialmente la determinación de lactato arterial (LA) y venoso (LV), y la correspondencia entre ambas fue comparada mediante el método de Bland-Altman y la prueba t para diferencia de medias en muestras emparejadas. Se encontró una diferencia media de 0,54 (IC 95% 0,43-0,64). En todos los casos el LV fue más alto que el LA, y los límites de concordancia del 95% fueron -0,11 a 1,18 mmol/L.
 
Comentario: El estudio muestra que hay una diferencia sistemática entre lactato arterial y venoso, pero de magnitud variable, que en algunos casos puede ser marcada, y que los límites de concordancia entre las dos determinaciones no son estrechos. Todo ello sugiere que las cifras elevadas de lactato venoso deben interpretarse con precaución, pues pueden tratarse de falsos positivos, pero probablemente un lactato venoso normal indica un estado de perfusión adecuado. Su principal limitación es el escaso número de pacientes estudiados, y como consecuencia de ello, incluir un espectro de pacientes incompleto (hay solo tres pacientes con lactato > 4, en el 70% de los casos se trata de infecciones respiratorias, y solo incluye pacientes no hospitalizados). Por todo ello, el estudio ni confirma ni descarta la validez del lactato venoso como señal de alarma en las fases iniciales de la sepsis. Es necesario realizar un estudio de mayor tamaño, con un espectro de pacientes más amplio.
 
Eduardo Palencia Herrejón
Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Junio 2013.
 
Enlaces:
  1. Campaña Sobrevivir a la Sepsis [Enlace]
  2. Agreement between peripheral venous and arterial lactate levels. Gallagher EJ, Rodriguez K, Touger M. Ann Emerg Med 1997; 29(4): 479-483. [PubMed]
  3. Can we predict arterial lactate from venous lactate in the ED? Mikami A, Ohde S, Deshpande GA, Mochizuki T, Otani N, Ishimatsu S. Am J Emerg Med 2013. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Lactato arterial y venoso en la sepsis
  • Sintaxis: "lactic acid"[mh] arterial venous AND sepsis[mh]
  • [Resultados]
    

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …