Ir al contenido principal

REMI 1844. Heridas de bala en el tracto urinario inferior: lesiones asociadas

Artículo original: Gunshot wounds to the lower urinary tract: A sigle-institution experience. Cinman MN, McAninch JW, Porten SP, Myers JB, Blaschko SD, Bagga HS, Breyer BN. J Trauma Acute Care Surg 2013; 74: 726-732. [Resumen] [Artículos relacionados]
 
Introducción: Las lesiones del tracto urinario inferior tienen una incidencia del 6-11% y afectan al sistema urogenital, aparato gastrointestinal, estructuras vasculares y huesos. Existen pocos estudios que aborden este tipo de traumatismos.
 
Resumen: Análisis retrospectivo de las heridas por arma de fuego del tracto urinario bajo durante un periodo de 12 años. Se estudian mecanismo de producción del traumatismo, valoración inicial, manejo y complicaciones. Hubo un total de 50 pacientes con una media de edad de 25 años, siendo la mayoría hombres. Tenían una media de 2,3 heridas de bala por paciente y hubo 26 pacientes con traumatismo por bala única. Del total de pacientes, el 84% tenían lesiones vesicales, el 20% traumatismo ureteral y el 80% lesión gastrointestinal asociada, estando afectado el recto en el 34%. Hubo 47 pacientes en que se objetivó la trayectoria de las balas, estando asociada la trayectoria anteroposterior con un 71% a lesión intestinal y 33% rectal, mientras que la trayectoria posteroanterior se asoció en el 45% con traumatismo intestinal y 35% rectal. En los pacientes con una sola herida de bala, la lesión vesical se asoció en el 81%: el 58% con lesión intestinal y el 23% con lesiones rectales. Hubo 20 trayectorias posteroanteriores con un 80% de orificio de entrada por la nalga, asociándose a lesión vesical. La lesión ureteral aislada se asoció más frecuentemente con entrada del proyectil a nivel abdominal bajo y trayectoria anteroposterior. Todos los pacientes menos uno fueron manejados quirúrgicamente.
 
Comentario: El estudio muestra que en los traumatismos del tracto urinario bajo se encuentra lesión vesical en más del 80% de los casos y que presentan dos sitios de lesión transmural, por lo que es muy importante la exploración para visualizarlos y reparar; así mismo, se puede realizar la exploración de los uréteres y descartar su lesión, ya que los traumatismo ureterales son de difícil diagnóstico, siendo necesario un alto índice de sospecha. Un dato muy importante es el alto porcentaje de asociación a lesiones gastrointestinales, sobre todo cuando la trayectoria del proyectil es anteroposterior y existen múltiples balas. En este estudio todos menos un paciente fueron manejados quirúrgicamente.
 
Encarnación Molina Domínguez
Hospital General de Ciudad Real.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Abril 2013.

Enlaces:
  1. Lower urinary tract injuries following blunt trauma: a review of contemporary management. Kong JP, Bultitude MF, Royce P, Gruen RL, Cato A, Corcoran NM. Rev Urol 2011; 13(3): 119-130. [PubMed] [PDF]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Traumatismos del tracto urinario inferior
  • Sintaxis: "lower urinary tract" AND trauma
  • [Resultados]
  

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …