Ir al contenido principal

REMI 1781. El quinto eslabón de la cadena de la supervivencia en la parada cardiaca extrahospitalaria

Artículo original: Implementation of the Fifth Link of the Chain of Survival Concept for Out-of-Hospital Cardiac Arrest. Tagami T, Hirata K, Takeshige T, Matsui J, Takinami M, Satake M, Satake S, Yui T, Itabashi K, Sakata T, Tosa R, Kushimoto S, Yokota H, Hirama H. Circulation 2012; 126: 589-597. [Resumen] [Artículos relacionados]

Introducción: La American Heart Association (AHA) recomienda en las guías de resucitación cardiopulmonar (RCP) del 2010 añadir un quinto eslabón, los cuidados post-resucitación, a la cadena de supervivencia de la parada cardiaca extrahospitalaria (PCEH). Este estudio pretende determinar la eficacia de este quinto eslabón.

Resumen: Estudio de cohorte prospectivo, multicéntrico, desarrollado en la región de Aizu (de ámbito suburbano/rural) en Japón, en el que se incluyeron 1.482 pacientes que sufrieron PCEH. Los resultados neurológicos al alta fueron comparados entre 2 periodos de estudio, antes (de enero 2006-abril 2008) y después (enero 2009-diciembre 2010) de la puesta en práctica del quinto eslabón. Todos los pacientes fueron trasladados tras recuperar circulación espontánea del ámbito rural a un hospital terciario, donde se proporcionaron los cuidados post-resucitación, que incluían: manejo hemodinámico, respiratorio, hipotermia terapéutica e intervencionismo coronario percutáneo. La supervivencia al mes sin daño neurológico entre todos los pacientes tratados tras la puesta en marcha del quinto eslabón mejoró considerablemente frente a los no tratados: 4 de 770 (0,5%), frente a 21 de 712 (3,0%); P< 0,001. El resultado de estado neurológico favorable al alta para cada eslabón fue (OR ajustada): ORa 0,9 (IC 95% 0,7-1,1) para el rápido acceso a la asistencia médica de emergencia, ORa 3,1 (IC 95% 0,7-14,2) si la resucitación fue presenciada, ORa 14,7 (IC 95% 3,2-67,0) para la desfibrilación rápida, ORa 1,0 (IC 95% 1,0-1,1) para el soporte vital avanzado, y ORa 7,8 (IC 95% 1,6-39,0) para los cuidados post-resucitación. Se concluye que la proporción de pacientes con resultado neurológico favorable al alta mejora considerablemente después de la puesta en práctica del quinto eslabón, que además puede ser un predictor independiente del resultado final.

Comentario: Este estudio encuentra mejoras significativas en el resultado neurológico final y la supervivencia tras PCREH con la aplicación de los cuidados postresucitación de una manera sistemática. Sin embargo presenta ciertas limitaciones, dado que se realiza en un área rural, cuyos resultados no son extrapolables al área urbana, y además, en el segundo periodo del estudio, tras aplicar el quinto eslabón, el número de pacientes cuyo ritmo inicial de parada fue taquicardia ventricular aumentó, mientras que el de asistolia disminuyó. Pese a todo, el artículo refuerza una vez más la evidencia de que la aplicación del quinto eslabón de la cadena mejora la supervivencia y el posible daño neurológico de la PCEH. Estas conclusiones pueden requerir la confirmación de un ensayo clínico aleatorizado multicéntrico, desarrollado en área urbana.

Domingo Díaz Díaz
Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Agosto 2012.

Enlaces:
  1. Part 1: executive summary: 2010 American Heart Association guidelines for cardiopulmonary resuscitation and emergency cardiovascular care. Field JM, Hazinski MF, Sayre MR, Chameides L, Schexnayder SM,Hemphill R, Samson RA, Kattwinkel J, Berg RA, Bhanji F, Cave DM,Jauch EC, Kudenchuk PJ, Neumar RW, Peberdy MA, Perlman JM, Sinz E, Travers AH, Berg MD, Billi JE, Eigel B, Hickey RW, Kleinman ME,Link MS, Morrison LJ, O’Connor RE, Shuster M, Callaway CW, Cucchiara B, Ferguson JD, Rea TD, Vanden Hoek TL. Circulation 2010; 122(suppl): S640-S656. [PubMed]
  2. Continuous improvements in “chain of survival” increased survival after out-of-hospital cardiac arrests: a large-scale population-based study. Iwami T, Nichol G, Hiraide A, Hayashi Y, Nishiuchi T, Kajino K, Morita H, Yukioka H, Ikeuchi H, Sugimoto H, Nonogi H, Kawamura T. Circulation 2009; 119: 728-734. [PubMed]
  3. Part 9: post-cardiac arrest care: 2010 American Heart Association guidelines for cardiopulmonary resuscitation and emergency cardiovascular care. Peberdy MA, Callaway CW, Neumar RW, Geocadin RG, Zimmerman JL, Donnino M, Gabrielli A, Silvers SM, Zaritsky AL, Merchant R, Vanden Hoek TL, Kronick SL. Circulation 2010; 122: S768-S786. [PubMed]
  4. Post-cardiac arrest syndrome: epidemiology, pathophysiology, treatment, and prognostication: a consensus statement from the International Liaison Committee on Resuscitation; the American Heart Association Emergency Cardiovascular Care Committee; the Council on Cardiovascular Surgery and Anesthesia; the Council on Cardiopulmonary, Perioperative, and Critical Care; the Council on Clinical Cardiology; and the Stroke Council. Neumar RW, Nolan JP, Adrie C, Aibiki M, Berg RA, Bottiger BW,Callaway C, Clark RS, Geocadin RG, Jauch EC, Kern KB, Laurent I, Longstreth WT Jr, Merchant RM, Morley P, Morrison LJ, Nadkarni V, Peberdy MA, Rivers EP, Rodriguez-Nunez A, Sellke FW, Spaulding C, Sunde K, Vanden Hoek T. Circulation 2008; 118: 2452-2483. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Cuidados post-parada cardiaca
  • Sintaxis: post-cardiac arrest care
  • [Resultados]
  

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …