Ir al contenido principal

REMI 1749. Saturación tisular de oxígeno en el shock séptico

Artículo original: Prognostic implications of tissue oxygen saturation in human septic shock. Mesquida J, Espinal C, Gruartmoner G, Masip J, Sabatier C, Baigorri F, Pinsky MR, Artigas A. Intensive Care Med 2012; 38: 592-597. [Resumen] [Artículos relacionados]

Introducción: En la monitorización del shock, los parámetros relacionados con la adecuación de la oxigenación tisular son de especial relevancia, aunque tecnológicamente menos desarrollados que las clásicas variables macrohemodinámicas. En los últimos años, se ha desarrollado una técnica de espectroscopia cercana al infrarrojo para monitorizar la saturación tisular de oxígeno (StO2), medida convencionalmente en la eminencia tenar, que refleja fielmente la oxigenación de la microvasculatura del músculo estriado. La técnica permite medir el valor absoluto de StO2 y la respuesta a un test de oclusión vascular, durante el que se describen una pendiente descendente de isquemia o desoxigenación y una pendiente posterior ascendente de reperfusión o reoxigenación, que parecen correlacionarse con la gravedad del disturbio de la microcirculación. Este dispositivo podría ayudar al manejo de los pacientes en la fase inicial del shock séptico.

Resumen: Se trata de un estudio observacional prospectivo en el que se miden, entre otras variables, la StO2 y su comportamiento durante un test de oclusión vascular en 33 pacientes en la fase inicial del shock séptico (primeras 24 horas), una vez resucitados para una tensión arterial media (TAm) adecuada. Los valores de TAm se correlacionaron significativamente con las pendientes del test de oclusión vascular (tanto en su fase de desoxigenación como en la de reoxigenación). El SOFA a las 24 horas se correlacionó, independientemente de la TA media, con una desaturación menos acusada (P = 0,01), como expresión de una menor utilización del oxígeno. Unas pendientes más lentas de desoxigenación y de reoxigenación se relacionaron con una mayor estancia en UCI (r = 0,44, P = 0,05 y r = 0,43, P = 0,05).

Comentario: Los resultados de este elegante estudio se suman a otros previos en los que se explora la información adicional que puede proporcionar la StO2 sobre otras variables ya conocidas. En concreto este estudio muestra cómo el comportamiento de la StO2 puede discriminar el pronóstico entre pacientes con similares TAm. Alternativamente, por ejemplo, nosotros mismos en un estudio observacional prospectivo similar sobre 11 pacientes con shock séptico resucitados precozmente, encontramos, entre otros hallazgos, que la pendiente de reperfusión en el subgrupo de pacientes con shock séptico pero lactato normal (< 2,2 mmol/L), era menor que la observada en voluntarios sanos (3,81 ± 1,29 U/s frente a 5,49 ± 1,19 U/s; P = 0,042). A la espera de estudios más amplios, parece que esta herramienta podría estratificar adicionalmente a los pacientes con shock séptico, lo que apunta en la dirección correcta en el manejo de este síndrome.

Alejandro Moneo González
Hospital Clínico San Carlos, Madrid
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Mayo 2012.

Enlaces:
  1. The prognostic value of muscle StO2 in septic patients. Creteur J, Carollo T, Soldati G, Buchele G, De Backer D, Vincent JL. Intensive Care Med 2007; 33(9): 1549-1556. [PubMed]
  2. Oxigen Tissue Saturation is lower in nonsurvivors than in survivors after early resucitation of septic shock. Leone M, Blidi S, Antonini F, Meyssignac B, Bordon S, Garcin F, Charvet A, Blasco V, Albanese J, Martin C. Anesthesiology 2009; 111(2): 366-371. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Saturación muscular de oxígeno en el shock séptico
  • Sintaxis: muscle StO2 AND septic shock
  • [Resultados]

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …