Ir al contenido principal

REMI A139. Indicadores de calidad de la ESICM

El Grupo de Trabajo de seguridad y calidad, de la Sociedad Europea de Medicina Intensiva (ESICM), ha publicado recientemente en Intensive Care Medicine Online, nueve indicadores para la mejora de la seguridad y calidad del paciente crítico, que se recomiendan para su generalización y posible uso “obligatorio” [1]. Este original no fue sometido a revisión por pares.

El objetivo de esta Task Force fue identificar un conjunto de indicadores que pudieran usarse para medir la calidad en cualquier UCI, y que sirvieran de referencia para futuras mejoras de resultados. La obtención de los mismos se hizo por medio de un proceso Delphi modificado, con la participación de 18 expertos procedentes de nueve países, europeos en su mayoría. Se seleccionaron de una base de 111 indicadores obtenidos de distintas fuentes, entre ellas, los 120 publicados por la SEMICYUC [2]. La selección se producía cuando el nivel de acuerdo entre los 18 evaluadores estaba por encima del 90%: tres indicadores fueron de estructura, dos de proceso y cuatro de resultado (tabla).

-->

DOMINIO
DESCRIPCIÓN DEL INDICADOR
CONSENSO
1
Estructura
Cumplimentación de requerimientos nacionales para practicar Cuidados Intensivos 
100%
2
Disponibilidad de intensivista 24h/día
94%
3
Sistema de información de efectos adversos
100%
4
Proceso
Sesiones clínicas rutinarias y multidisciplinarias de los pacientes ingresados
100%
5
Procedimiento estandarizado para el alta del paciente (informe clínico detallado)
100%
6
Resultado
Análisis de la mortalidad estandarizada
100%
7

Frecuencia de readmisión en menos de 48 horas del alta
94%
8

Frecuencia de extubaciones traqueales no planeadas
100%
9

Frecuencia de bacteriemias por catéter venoso central
100%

El acuerdo implica que estos 9 indicadores, muy genéricos, y nada específicos, pueden emplearse en cualquier UCI del mundo para mejorar la calidad del cuidado intensivo, con cualquier tipo de pacientes. Todos estos indicadores están incluidos en los publicados y actualizados en 2011 por la SEMICYUC, exceptuando el primero (Cumplimentación de requerimientos nacionales para practicar cuidados intensivos). Este no se incluyó como indicador al entender que se trataba de una condición previa a la evaluación de la calidad y seguridad. Sin embargo, es cierto que en España no están establecidos como obligatorios estos requerimientos para la puesta en funcionamiento de una UCI.

Desde el punto de vista de la universalización de uso, estos indicadores genéricos son adecuados. Y todos son aplicables independientemente de los tipos de pacientes y de las patologías de cada uno. Que las UCI europeas y de otros países interesados dispongan de indicadores comunes supone un avance. Efectivamente, para alcanzar un adecuado nivel de seguridad y calidad debe de darse en cada organización el cumplimiento y análisis de contenido de los nueve indicadores seleccionados. Parece una adecuada estandarización inicial. Pero, al menos en nuestro medio, no todos se cumplen de forma genérica.

Sorprende, no obstante, que tan pocos indicadores hayan alcanzado el nivel de acuerdo establecido. Por ejemplo, la neumonía asociada a ventilación mecánica (a pesar de la dificultar para definirla) y la reintubación en las 48 horas desde la extubación, son dos indicadores que deben ser útiles para conocer la calidad del resultado en cualquier UCI, y sin embargo, han sido desechados con un nivel de acuerdo del 77%, por un excesivo rigor en el consenso, difícilmente justificable.

Sin embargo, esta visión del uso de los indicadores para el establecimiento de los mínimos necesarios, no es suficiente. Las UCI se configuran de acuerdo a las peculiaridades de cada hospital, de forma que son siempre diferentes. Por tanto, es imprescindible que existan indicadores de calidad/seguridad propios de patologías y de otras características particulares. Los Servicios de Medicina Intensiva deben disponer de un elevado número de ellos que cubran todos los aspectos de la calidad en cada caso y que permitan seleccionar aquellos que sean más útiles para detectar áreas de mejora en cada período, con el menor esfuerzo posible.

Como parece lógico, los indicadores deben renovarse y actualizarse en razón a las nuevas pruebas científicas disponibles. Y SEMICYUC, consciente de ello, ha publicado la edición de 2011, como actualización de la publicada en 2005.

Estos indicadores, agrupados por apartados y patologías hasta un total de 120, están diseñados para la autoevaluación, estableciendo el estándar de cumplimiento en cada uno. Sin embargo, la elaboración de estudios de calidad por la SEMICYUC con la colaboración de las Unidades que lo deseen, como ya se hizo en ocasiones previas, puede ser un buen sistema de valoración y comparación con otras UCI. Y un estímulo para la autoevaluación.

Pedro Galdos Anuncibay
Hospital Universitario Puerta de Hierro, Majadahonda, Madrid
©REMI. http://medicina-intensiva.com. Febrero 2012.

Enlaces:
  1. Prospectively defined indicators to improve the safety and quality of care for critically ill patients: a report from the Task Force on Safety and Quality of the European Society of Intensive Care Medicine (ESICM). Rhodes A, Moreno RP, Azoulay E, Capuzzo M, Chiche JD, Eddlenton J, Endacott R, Ferdinande P, Flaatten H, Guidet B, Kuhlen R, León-Gil C, Martin Delgado MC, Metnitz PG, Soares M, Sprung CL, Timsit JF, Valentin A. Intensive Care Med 2012. doi:10.1007/s00134-011-2462-3. [Resumen] [Artículos relacionados] [HTML] [PDF]
  2. Indicadores de calidad en el enfermo crítico. Actualización 2011. Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC). Ed SEMICYUC. Madrid. ISBN978-84-615-4316-8. [Enlace a la web de la SEMICYUC] [PDF 3,51 Mb]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Indicadores de calidad en Cuidados Intensivos
  • Sintaxis: "quality indicators, health care"[mh] AND "critical care"[mh]
  • [Resultados]

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …