Ir al contenido principal

REMI 2205. Indicaciones de angioTAC para diagnosticar lesiones vasculares en fracturas de huesos largos

ARTÍCULO ORIGINAL: When are CT angiograms indicated for patients with lower extremity fractures? A review of 275 extremities. Monazzam S, Goodell PB, Salcedo ES, Nelson SH, Wolinsky PR. J Trauma Acute Care Surg. 2017;82(1): 133-137. [Resumen] [Artículos relacionados]
  
INTRODUCCIÓN: El Ankle Brachial Index (ABI) es un test utilizado en el diagnóstico de lesiones vasculares sobre todo cuando el ABI es < 0,90; sin embargo, su utilización es limitada en la ateroesclerosis o el shock hipovolémico. La angiografia con tomografia computarizada (ATC) ha desplazado a la angiografía por tener menor riesgo, menor coste y alta exactitud en el diagnóstico de lesión vascular.
   
RESUMEN: Estudio retrospectivo de 10 años de todos los pacientes con fracturas de huesos largos. Se analizan entre otras variables: mecanismo del traumatismo, fractura abierta o cerrada y presencia o ausencia de algún signo de lesión vascular: ausencia de pulsos distales, sangrado pulsátil, palidez de extremidades, disminución de pulsos con respecto a la extremidad contralateral y déficit neurológico. Se utilizó la escala Fracture and Dislocation Classification, y cuando hubo múltiples fracturas, se utilizó para el estudio la fractura con mayor energía. Las lesiones aisladas del peroné fueron estudiadas aisladamente. Se analizaron 275 extremidades inferiores en 247 pacientes con fracturas óseas. Se realizaron 275 ATC, que fueron positivos el 29% para lesión vascular, y solo el 6% precisaron tratamiento quirúrgico. El 42% no tenían signos clínicos de empastamiento de tejidos blandos y el 100% de los que no tenían signos clínicos tenían ATC normal. Tener más de un empastamiento de tejidos blandos aumentaba en 2,8 veces el riesgo de tener un ATC positivo, y las fracturas abiertas lo aumentó en 3,6 veces (OR 3,6). La fractura proximal del peroné, múltiples fracturas de una extremidad y fracturas de la tibia distal, se asociaron a mayor riesgo de tener un ATC positivo. Hubo 16 pacientes que precisaron tratamiento vascular, de los cuales el 81% tenían fracturas abiertas; 9 de las lesiones precisaron amputación y el resto reparación vascular.
   
COMENTARIO: Las lesiones vasculares asociadas a fracturas de extremidades inferiores precisan amputación hasta en el 60%, siendo el diagnóstico precoz (menos de 6 horas de isquemia) fundamental para evitarlas. Los autores encuentran que cuando no existen signos clínicos, la angiografía posee poca utilidad, y el uso de la ATC rutinaria no está indicada. El estudio muestra que las fracturas abiertas, las fracturas aisladas de peroné, múltiples fracturas en la misma extremidad, fractura tibial proximal y fractura tibial distal asociadas a datos clínicos en la exploración, se asocian con ATC positivo. Del total de pacientes estudiados solo un 6% precisaron intervención quirúrgica de la lesión vascular.
 
Encarnación Molina Domínguez
Hospital General Universitario de Ciudad Real.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Abril 2017.
      
ENLACES:
  1. A prospective validation of a current practice: the detection of extremity vascular injury with CT angiography. Seamon MJ, Smoger D, Torres DM, Pathak AS, Gaughan JP, Santora TA, Cohen G, Goldberg AJ. J Trauma. 2009 Aug;67(2):238-43. [PubMed]
  2. Computed tomographic angiography as the primary diagnostic modality in penetrating lower extremity vascular injuries: a level I trauma experience. Wallin D, Yaghoubian A, Rosing D, Walot I, Chauvapun J, de Virgilio C. Ann Vasc Surg. 2011 Jul;25(5):620-3. [PubMed]
BÚSQUEDA EN PUBMED:
  • Enunciado: Angio-TAC en las lesiones vasculares de extremidades
  • Sintaxis: extremity vascular injury AND CT angiography
  • [Resultados]

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …