Ir al contenido principal

A228. Pregunta 1: mesotelioma peritoneal maligno

Discusión del caso clínico A228: disfunción multiorgánica en el postoperatorio de cirugía citorreductora de mesotelioma peritoneal. [http://www.medicina-intensiva.com/2017/03/A228.html]
 
Autores: Encarnación Molina Domínguez y Carmen Hornos López
Servicio de Medicina Intensiva Hospital General Universitario de Ciudad Real
©REMI, http://medicina-intensiva.com. Marzo 2017.
 
1. En relación al mesotelioma peritoneal maligno (MPM), indique la repuesta incorrecta
  • A. El MPM es una neoplasia de origen mesenquimal de la serosa peritoneal relacionado con la exposición al asbesto.
  • B. Existen tres variantes del MPM dependiendo de la anatomía patológica.
  • C. Es un tumor muy agresivo y produce metástasis a distancia o a cadenas ganglionares.
  • D. La evolución hacía la carcinomatosis peritoneal es multifactorial y las zonas “santuario” justifica la utilización de citostáticos intraperitoneal.
  • E. La cirugía citorreductora con quimioterapia intraperitoneal e hipertermia (HIPEC) con mitomicina o cisplatino ha mejorado considerablemente el pronóstico de los pacientes.
La respuesta incorrecta es la C.
   
El mesotelioma peritoneal maligno (MPM) es la neoplasia primaria más común de la serosa peritoneal. Es un tumor muy infrecuente, con una incidencia de 2,2 por millón de habitantes y año. Se ha relacionado con la exposición al asbesto teniendo un periodo de latencia mayor de 30 años hasta el desarrollo de la enfermedad [1].
  
Los tumores suelen diagnosticarse en edad adulta (edad media 55 años). Es un tumor muy agresivo de extensión local en la cavidad abdominal, que rara vez da lugar a metástasis linfáticas y a distancia. La mayoría de los casos se presentan con afectación peritoneal difusa (MPM), estando en una minoría de casos localizado [2].
  
Existen tres subtipos de MPM: epiteloide (60%-70%), sarcomatoide (10%-15%) y bifásico o mixto (10-15%). El subtipo epitelioide es el de mejor pronóstico [1].
   
El desarrollo de la carcinomatosis peritoneal es multifactorial. Las células tumorales pueden desprenderse a la cavidad abdominal desde la superficie de la serosa del órgano infiltrado y durante la cirugía principalmente. Los movimientos respiratorios facilitan los implantes pleurales derechos y el peristaltismo intestinal y la gravedad facilitan la distribución del tumor en las zonas más declives. Las células tumorales se cubren de fibrina y de otros productos que intervienen en los procesos de reparación de los tejidos normales, convirtiéndose en “santuarios” donde proliferan y donde no acceden los citostáticos sistémicos. El trofismo por el peritoneo es muy alto y explica que se precise menor número de células tumorales para metastatizar que para otro órgano; este mecanismo es conocido como “ineficiencia metastásica” [5,6].
   
La cirugía citorreductora con quimioterapia intraperitoneal e hipertermia es el tratamiento actual de elección en pacientes seleccionados. El tratamiento quirúrgico con fines curativos consta de dos etapas sucesivas: exéresis completa de la carcinomatosis peritoneal macroscópicamente visible y el tratamiento de la carcinomatosis peritoneal microscópica residual mediante quimioterapia intraperitoneal administrada inmediatamente después de la citorreducción quirúrgica completa, cuya eficacia es mayor si se asocia a hipertermia. Con esta modalidad de tratamiento, la supervivencia de los pacientes con MPM a los 5 años se estima en 40-50%, siendo previamente menor de un año al diagnóstico [3, 4, 5, 7].
   
BIBLIOGRAFÍA
  1. Rodriguez D, Cheung MC, Housri N, Koniaris LG. Malignant abdominal mesothelioma: defining the role of surgery. J. Surg Oncol 2009; 99: 51.
  2. Gómez-Portilla A, Cendoya I,Muriel J, Olabarria I, Guede N, Moraza N, Fernández E, et al. Mesotelioma peritoneal maligno. Nuestra experiencia con la triple terapia combinada: citorreducción, quimioterapia intraperitoneal perioperatoria e hipertermia. Cir Esp 2007; 81: 82-86.
  3. González Moreno S. Cirugía citorreductora y quimioterapia intraperitoneal perioperatoria para las neoplasias con diseminación peritoneal: ha llegado el momento. Cir Esp 2005; 78: 341-343.
  4. Farré Alegre J, Bretcha Boix P, Martín ML, Sureda M, Brugarolas A. Carcinomatosis peritoneal. Quimioterapia intraperitoneal con hipertermia. Oncología 2004; 27: 262-266.
  5. Turner K, Varghese S, Alexander HR.Current concepts in the evaluation and treatment of patients with diffuse malignant peritoneal mesothelioma. J Natl Compr Cancer Netw 2012; 10: 49-57.
  6. Helm JH, Miura KT, Glenn JA, Marcus RK, Larrieux G, Javakrishnan TT, et al. Cytorreductive Surgery and Hyperthermic Intraperitoneal Chemotherapy for Malignant Peritoneal Mesothelioma: A systematic Review and Meta-analysis. Ann Surg Oncol 2015; 22: 1686-1693.
  7. García Matus R, Leyva-Gaarcía O, Valencia-Mijares NM, Navarro Hernández QC, Pérez-Sanchez U. Aspectos relevantes en la atención médica oncológica en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca. Investigación en Salud 2013; 6 Supl 1: s16-219.
   
Encarnación Molina Domínguez y Carmen Hornos López
Servicio de Medicina Intensiva Hospital General Universitario de Ciudad Real
©REMI, http://medicina-intensiva.com. Marzo 2017.
     

Comentarios

Publicar un comentario

Se ruega que los autores de los comentarios se identifiquen (nombre, apellidos, lugar de trabajo)

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …