Ir al contenido principal

A208. Informe Asesor del ILCOR sobre “Manejo de la Temperatura tras Parada Cardiaca”

Artículo original: Temperature management after cardiac arrest: an advisory statement by the Advanced Life Support Task Force of the International Liaison Committee on Resuscitation and the American Heart Association Emergency Cardiovascular Care Committee and the Council on Cardiopulmonary, Critical Care, Perioperative and Resuscitation. Donnino MW, Andersen LW, Berg KM, Reynolds JC, Nolan JP, Morley PT, Lang E, Cocchi MN, Xanthos T, Callaway CW, Soar J, ILCOR ALS Task Force. Circulation 2015;132; 000-000.
DOI: 10.1161/CIR.0000000000000313; published online October 4, 2015.



Resumen: Como consecuencia de los últimos estudios aparecidos en la literatura científica en relación a la temperatura óptima en el manejo de los pacientes recuperados de una parada cardiaca, y con el fin de analizar el estado de la ciencia del denominado “Manejo con Control de la Temperatura” (definido como un tratamiento activo para conseguir y mantener una temperatura en un nivel específico durante un periodo definido), el grupo de trabajo de soporte vital avanzado del ILCOR (Comité Internacional de Unificación en Resucitación) ha llevado a cabo una revisión de la evidencia y formulado, en un documento actualizado, su posición respecto a este tema, realizando una revisión sistemática para intentar dar respuesta a tres cuestiones:

1.     ¿Debe realizarse un manejo con control de la temperatura en los pacientes que permanecen en coma tras la recuperación de la circulación espontánea (RCE)?
2.     ¿Cuál es el momento óptimo de inicio, si se realiza manejo con control de la temperatura?
3.     ¿Cuál es la duración óptima, si se realiza manejo con control de la temperatura?

El grupo de trabajo utilizó para responder estas preguntas el método PICO [Población, Intervención, Comparación, Resultado (Outcome )], y llevó a cabo una extensa revisión de la literatura. Tras la evaluación resumió la evidencia utilizando el sistema GRADE. (Grading of Recomendations Assessment, Development and Evaluation). Finalmente, ha elaborado un documento de consenso donde se presentaban las recomendaciones al respecto, así como diversas cuestiones en aquellas áreas del conocimiento que precisan nuevas investigaciones.

Recomendaciones:

1.     Se recomienda el manejo con control de la temperatura frente al manejo sin control de la misma, en pacientes adultos con parada cardiaca extrahospitalaria (PCEH) con un ritmo inicial desfibrilable que permanecen en coma tras la RCE (recomendación fuerte, evidencia de baja calidad).
2.     Se sugiere el manejo con control de la temperatura en pacientes adultos con PCEH con un ritmo inicial no desfibrilable que permanecen en coma tras la RCE (recomendación débil, evidencia de baja calidad).
3.     Se sugiere el manejo con control de la temperatura en pacientes adultos con parada cardiaca intrahospitalaria (PCIH), con cualquier tipo de ritmo inicial que permanecen en coma tras la RCE (recomendación débil, evidencia de muy baja calidad).
4.     Se recomienda seleccionar y mantener un objetivo de temperatura constante entre 32 y 36ºC, en aquellos pacientes en que se realice manejo con control de la temperatura (recomendación fuerte, evidencia de calidad moderada).
5.     No se recomienda el uso rutinario de enfriamiento prehospitalario con infusión rápida intravenosa de grandes volúmenes de fluidos fríos, inmediatamente tras la RCE (recomendación fuerte, evidencia de calidad moderada).
6.     Se sugiere que si se realiza manejo con control de la temperatura, su duración debe ser de al menos 24 h., tal como se aplicó en dos grandes ensayos clínicos previos. 

Cuestiones que quedan pendientes:

1.¿Existen subpoblaciones en las que la prevención agresiva de la fiebre en lugar de manejo con control de la temperatura está justificada?
2.¿Existen subpoblaciones en las que una temperatura de 32 a 34ºC es beneficiosa en comparación con 36ºC?. Por ejemplo, ¿son los pacientes con mayor daño neurológico los que más se benefician de una temperatura más baja?
3.¿Existen subpoblaciones en las que una temperatura de 36ºC es beneficiosa en comparación con 32-34ºC, como en aquellos pacientes con inestabilidad hemodinámica o sangrado?
4.¿Es de utilidad el enfriamiento intraparada o prehospitalario (entre 32 y 36ºC) mediante sistemas diferentes a la infusión intravenosa rápida de grandes volúmenes de fluidos fríos tras la RCE? ¿Podría esto ser de utilidad en aquellos pacientes en los que el tiempo de traslado a un hospital es más prolongado de lo habitual (p.ej. pacientes en áreas rurales)?
5.¿Cuál es la duración ideal del manejo de control de la temperatura y de la prevención de la fiebre?
6.¿Tiene el manejo con control de la temperatura, incluyendo varios objetivos de temperatura, efecto a largo plazo sobre los resultados neurocognitivos y funcionales?
7.¿Tiene la elección de la sedación algún impacto o influencia en los resultados, particularmente con respecto a diferentes temperaturas?
8.¿Cuáles son las razones de la discrepancia entre los datos en experimentos animales y los estudios clínicos en humanos, de los efectos del manejo con control de la temperatura?


Juan B. López Messa

Complejo Asistencial Universitario de Palencia


Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …