Ir al contenido principal

REMI 1986. Predicción de la evolución neurológica tras parada cardiaca recuperada sometida a control de la temperatura. Revisión sistemática y metaanálisis

Artículo originalPredicting neurologic outcome after targeted temperature management for cardiac arrest: Systematic review and Meta-analysis. Golan E, Barrett K, Alali AS, Duggal A, Jichici D, Pinto R, Morrison L, Scales DC. Crit Care Med 2014; 42: 1919-1930. [Resumen] [Artículos relacionados]
      
Introducción: En los pacientes que sobreviven después de una parada cardiaca (PC), la predicción del pronóstico vital y de la evolución neurológica es de suma importancia. La aplicación de técnicas para controlar la temperatura pueden alterar la situación neurológica y dificultar su valoración, alterando la efectividad de los test. El desarrollo de herramientas pronosticas válidas para establecer con seguridad los resultados en estos pacientes es una parte importante de la resucitación.
      
Resumen: Revisión sistemática y metaanálisis de estudios que evaluaron la exactitud diagnóstica de test que predijeran la evolución neurológica de supervivientes de PC tratados con medidas de manejo de la temperatura corporal. Se analizaron 20 estudios, que incluyeron 1.845 pacientes. Los criterios de selección fueron: edad ≥18 años, PC extra o intrahospitalaria y haber recibido tratamiento de control de la temperatura corporal. Los test analizados fueron: reflejos corneales, reflejos pupilares y oculocefálicos, respuesta motora de la escala de Glasgow, estatus epiléptico mioclónico, potenciales evocados somatosensoriales, electroencefalograma (EEG), índice bispectral, tomografía computarizada o resonancia magnética cerebral, biomarcadores séricos o del líquido cefalorraquídeo (enolasa neuroespecífica > 33 micrgr/L, S-100B). Se consideró pobre resultado neurológico una Cerebral Performace Category (CPC) de 3-5 o Glasgow Outcome Score (GOS) de 1-3. El metaanálisis mostró que los test que predecían con mayor exactitud un pobre resultado neurológico fueron: ausencia bilateral de reflejos pupilares > 24 horas después de la PC (falso positivo 2%; cociente de probabilidad 10,5); ausencia bilateral de reflejos corneales > 24 horas (falso positivo 4%; cociente de probabilidad 6,8), y ausencia bilateral de potenciales evocados somatosensoriales entre los días uno y siete (falso positivo 3%; cociente de probabilidad 12,8). Presentaron porcentajes más altos de falsos positivos: respuesta motora de la escala de Glasgow (extensión o peor) (falso positivo 9%; cociente de probabilidad 7,1), patrones desfavorables en el EEG (falso positivo 7%; cociente de probabilidad 8,9), estatus epiléptico mioclónico (falso positivo 5%; cociente de probabilidad 5,6), y valores elevados de enolasa neuroespecífica (falso positivo 12%; cociente de probabilidad 4,1). La especificidad de los test mejoró cuando eran realizados después de 72 horas tras la PC. Pruebas de neuroimagen, biomarcadores o combinación de test mostraron resultados limitados y no concluyentes.
      
Comentario: Estos resultados confirman que la exactitud diagnóstica mejora cuanto más tiempo pase después de la PC y que no se deben realizar valoraciones predictivas demasiado temprano y con la aplicación de medidas de control de la temperatura. Recientes estudios señalan que la combinación del examen clínico, el EEG y la enolasa neuroespecífica [1] ofrecen la mayor capacidad predictiva, y que la estrecha monitorización de la tensión arterial [2], los niveles de PaCO2 [3] y de lactato sérico [4], independientemente de ser de utilidad para el manejo, demuestran valor pronóstico. A pesar de todo, estos test deben utilizarse con cautela, especialmente para la toma de decisiones respecto a continuar o retirar medidas de soporte vital, y ser un apoyo para la información a los familiares acerca del pronóstico.
      
Juan B. López Messa
Complejo Asistencial Universitario de Palencia
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Agosto 2014.
      
Enlaces:
  1. Early multimodal outcome prediction after cardiac arrest in patients treated with hypothermia. Oddo M, Rossetti AO. Crit Care Med 2014; 42: 1340-1347. [PubMed]
  2. Arterial blood pressure and neurological outcome after resuscitation from cardiac arrest. Kilgannon JH, Roberts BW, Jones AE, Mittal N, Cohen E, Mitchell J, Chansky ME, Trzeciak S. Crit Care Med 2014; 42: 2083-2091. [PubMed]
  3. Arterial blood gas tensions after resuscitation from out-of-hospital cardiac arrest: Associations with long-term neurologic outcome. Vaahersalo J, Bendel S, Reinikainen M, Kurola J, Tiainen M, Raj R, Pettilä V, Varpula T, Skrifvars MB; FINNRESUSCI Study Group. Crit Care Med 2014; 42: 1463-1470. [PubMed]
  4. Initial lactate and lactate change in post-cardiac arrest: Multicenter validation study. Donnino MW, Andersen LW, Giberson T, Gaieski DF, Abella BS, Peberdy MA, Rittenberger JC, Callaway CW, Ornato J, Clore J, Grossestreuer A, Salciccioli J, Cocchi MN; National Post-Arrest Research Consortium. Crit Care Med 2014; 42: 1804-1811. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Metaanálisis de estudios pronósticos de la parada cardiaca tratada con hipotermia
  • Sintaxis: prognosis[mh] AND heart arrest[mh] AND hypothermia, induced[mh] AND meta-analysis[ptyp] NOT randomized 
  • [Resultados]
             

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …