Ir al contenido principal

REMI 1820. Monitorización de la PIC en el traumatismo craneoencefálico grave

Artículo original: A trial of intracranial-pressure monitoring in traumatic brain injury. Chesnut RM, Temkin N, Carney N, Dikmen S, Rondina C, Videtta W, Petroni G, Lujan S, Pridgeon J, Barber J, Machamer J, Chaddock K, Celix JM, Cherner M, Hendrix T. N Engl J Med 2012; 367(26): 2471-2481. [Resumen] [Artículos relacionados]
 
Introducción: La monitorización de la presión intracraneal (PIC) se considera necesaria para el tratamiento adecuado de los pacientes con traumatismo craneoencefálico (TCE) grave; sin embargo, no existe evidencia de que el tratamiento guiado por la monitorización de la PIC mejore el pronóstico.
 
Resumen: En un ensayo clínico multicéntrico realizado en Bolivia y Ecuador, se incluyeron 324 pacientes de más de 12 años de edad con traumatismo craneoencefálico (TCE) grave, que fueron aleatorizados a tratamiento guiado por la monitorización de la PIC con transductor intraparenquimatoso (para mantenerla por debajo de 20 mmHg) o guiado por la exploración física y pruebas seriadas de imagen (tomografía computarizada). El desenlace primario, compuesto por supervivencia, alteración de conciencia y estado funcional y neuropsicológico a los tres y seis meses, valorado de 0 a 100 (de peor a mejor), se adjudicó de forma ciega por un investigador, sin que hubiera diferencias entre ambos grupos (56 frente a 53; OR 1,09; IC 95% 0,74-1,58; P = 0,49); tampoco hubo diferencias en la mortalidad a los seis meses (39% en el grupo PIC y 41% en el otro grupo; IC 95% 1,10; IC 95% 0,77-1,57; P = 0,60). No hubo diferencias en la duración de la ventilación mecánica ni de la estancia en UCI ni en la aparición de eventos adversos graves.
 
Comentario: Los resultados de este ensayo clínico no son una sorpresa, habida cuenta de que otros estudios recientes (si bien observacionales y retrospectivos) tampoco han encontrado beneficio con la monitorización de la PIC [1-3]. Las principales limitaciones de este estudio han sido señaladas en el editorial acompañante [4], en especial el ámbito particular en que se realizó, donde la asistencia prehospitalaria está poco desarrollada y no se controló en este estudio.  Tampoco se pueden extraer conclusiones sobre subgrupos particulares de pacientes. A pesar de ellas, los resultados son lo suficientemente robustos para cuestionar el uso rutinario y replantearse el papel de la monitorización de la PIC en pacientes con TCE grave: una técnica usada durante décadas sin que se haya demostrado nunca un beneficio tangible sobre el enfermo.
 
Eduardo Palencia Herrejón
Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Enero 2013.

Enlaces:
  1. Relationship between intracranial pressure monitoring and outcomes in severe traumatic brain injury patients. Haddad S, Aldawood AS, Alferayan A, Russell NA, Tamim HM, Arabi YM.
    Anaesth Intensive Care 2011; 39(6): 1043-1050. [PubMed]
  2. Effect of intracranial pressure monitoring and targeted intensive care on functional outcome after severe head injury. Cremer OL, van Dijk GW, van Wensen E, Brekelmans GJ, Moons KG, Leenen LP, Kalkman CJ. Crit Care Med 2005; 33(10): 2207-2213. [PubMed]
  3. Factors influencing intracranial pressure monitoring guideline compliance and outcome after severe traumatic brain injury. Biersteker HA, Andriessen TM, Horn J, Franschman G, van der Naalt J, Hoedemaekers CW, Lingsma HF, Haitsma I, Vos PE. Crit Care Med 2012; 40(6): 1914-1922. [PubMed].
  4. Brain in a box. Ropper AH. N Engl J Med 2012; 367(26): 2539-2541. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Ensayos clínicos con monitorización de la PIC en el traumatismo craneoencefálico
  • Sintaxis: intracranial pressure monitoring AND head trauma AND randomized controlled trial[ptyp]
  • [Resultados]
  

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …