REMI 1820. Monitorización de la PIC en el traumatismo craneoencefálico grave

Artículo original: A trial of intracranial-pressure monitoring in traumatic brain injury. Chesnut RM, Temkin N, Carney N, Dikmen S, Rondina C, Videtta W, Petroni G, Lujan S, Pridgeon J, Barber J, Machamer J, Chaddock K, Celix JM, Cherner M, Hendrix T. N Engl J Med 2012; 367(26): 2471-2481. [Resumen] [Artículos relacionados]
 
Introducción: La monitorización de la presión intracraneal (PIC) se considera necesaria para el tratamiento adecuado de los pacientes con traumatismo craneoencefálico (TCE) grave; sin embargo, no existe evidencia de que el tratamiento guiado por la monitorización de la PIC mejore el pronóstico.
 
Resumen: En un ensayo clínico multicéntrico realizado en Bolivia y Ecuador, se incluyeron 324 pacientes de más de 12 años de edad con traumatismo craneoencefálico (TCE) grave, que fueron aleatorizados a tratamiento guiado por la monitorización de la PIC con transductor intraparenquimatoso (para mantenerla por debajo de 20 mmHg) o guiado por la exploración física y pruebas seriadas de imagen (tomografía computarizada). El desenlace primario, compuesto por supervivencia, alteración de conciencia y estado funcional y neuropsicológico a los tres y seis meses, valorado de 0 a 100 (de peor a mejor), se adjudicó de forma ciega por un investigador, sin que hubiera diferencias entre ambos grupos (56 frente a 53; OR 1,09; IC 95% 0,74-1,58; P = 0,49); tampoco hubo diferencias en la mortalidad a los seis meses (39% en el grupo PIC y 41% en el otro grupo; IC 95% 1,10; IC 95% 0,77-1,57; P = 0,60). No hubo diferencias en la duración de la ventilación mecánica ni de la estancia en UCI ni en la aparición de eventos adversos graves.
 
Comentario: Los resultados de este ensayo clínico no son una sorpresa, habida cuenta de que otros estudios recientes (si bien observacionales y retrospectivos) tampoco han encontrado beneficio con la monitorización de la PIC [1-3]. Las principales limitaciones de este estudio han sido señaladas en el editorial acompañante [4], en especial el ámbito particular en que se realizó, donde la asistencia prehospitalaria está poco desarrollada y no se controló en este estudio.  Tampoco se pueden extraer conclusiones sobre subgrupos particulares de pacientes. A pesar de ellas, los resultados son lo suficientemente robustos para cuestionar el uso rutinario y replantearse el papel de la monitorización de la PIC en pacientes con TCE grave: una técnica usada durante décadas sin que se haya demostrado nunca un beneficio tangible sobre el enfermo.
 
Eduardo Palencia Herrejón
Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Enero 2013.

Enlaces:
  1. Relationship between intracranial pressure monitoring and outcomes in severe traumatic brain injury patients. Haddad S, Aldawood AS, Alferayan A, Russell NA, Tamim HM, Arabi YM.
    Anaesth Intensive Care 2011; 39(6): 1043-1050. [PubMed]
  2. Effect of intracranial pressure monitoring and targeted intensive care on functional outcome after severe head injury. Cremer OL, van Dijk GW, van Wensen E, Brekelmans GJ, Moons KG, Leenen LP, Kalkman CJ. Crit Care Med 2005; 33(10): 2207-2213. [PubMed]
  3. Factors influencing intracranial pressure monitoring guideline compliance and outcome after severe traumatic brain injury. Biersteker HA, Andriessen TM, Horn J, Franschman G, van der Naalt J, Hoedemaekers CW, Lingsma HF, Haitsma I, Vos PE. Crit Care Med 2012; 40(6): 1914-1922. [PubMed].
  4. Brain in a box. Ropper AH. N Engl J Med 2012; 367(26): 2539-2541. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Ensayos clínicos con monitorización de la PIC en el traumatismo craneoencefálico
  • Sintaxis: intracranial pressure monitoring AND head trauma AND randomized controlled trial[ptyp]
  • [Resultados]
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ruega que los autores de los comentarios se identifiquen (nombre, apellidos, lugar de trabajo)

REMI 2231. Bivalirudina frente a heparina en el infarto agudo de miocardio

ARTÍCULO ORIGINAL:  Bivalirudin versus Heparin Monotherapy in Myocardial Infarction. Erlinge D, Omerovic E, Fröbert O, Linder R, Danielew...