Ir al contenido principal

REMI 1743. Encuesta sobre los métodos de monitorización de la tolerancia a la nutrición enteral

Artículo original: Monitoring for intolerance to gastric tube feedings: a national survey. Metheny NA, Mills AC, Stewart BJ. Am J Crit Care 2012; 21(2): e33-40. [Resumen] [Artículos relacionados]

Introducción: Muchos de los pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos (UCI) reciben su aporte nutricional a través de la alimentación enteral. Una adecuada valoración de la tolerancia es, por tanto, una intervención importante dentro del plan de cuidados enfermeros.

Resumen: Mediante una encuesta tipo test se realizó una recopilación de datos en relación a los métodos utilizados para la valoración de la tolerancia a la nutrición enteral en pacientes ingresados en UCI. Se obtuvieron finalmente 2.298 respuestas, de las cuales 450 pertenecían a personas certificadas como enfermeros en cuidados críticos (CCRNs) y que trabajaban en unidades de adultos en hospitales universitarios. El resto de respuestas se obtuvieron por internet tras la publicación de la encuesta en el boletín electrónico de la asociación de enfermeros de cuidados intensivos (AACN) de EEUU, en la cual podía participar de forma abierta todo el que lo deseara. Finalmente de la muestra total, un 58,1% fueron identificados como CCRNs, un 42% como trabajadores de un hospital universitario y un 22% como empleados de una UCI con premio Beacon Award, concedido por un alto nivel de calidad en los cuidados. Se observó que un 97,1% de los enfermeros afirmaba medir el residuo gástrico, siendo éste el método de monitorización más utilizado, seguido de la distensión abdominal, los vómitos, ruidos intestinales, náuseas y malestar abdominal, oscilando éstos entre un 88,5% del primero y un 79,3% del último. Un 64% del total afirmó utilizar los seis métodos, y un 80% medir el residuo gástrico cada 4 horas. En lo referente a los valores umbral de residuo gástrico para la interrupción de la alimentación, hubo más variabilidad de opiniones, situándose en 200 ml para el 36,5% de los encuestados y en 250 ml para el 24,1%.

Comentario: A priori podrían calificarse como positivas las conclusiones obtenidas de este análisis, dada la relativa homogeneidad en las respuestas y el elevado nivel de monitorización mostrado. Sin embargo se desconoce cuántas de las personas encuestadas trabajaban con arreglo a protocolos específicos o desempeñaban su trabajo en la misma unidad, y del mismo modo cuántas personas que en el momento de la realización de la encuesta reunían los requisitos para cumplimentarla, decidieron no hacerlo, por lo que los resultados obtenidos no se pueden generalizar al conjunto de las UCI o de los profesionales.

Marta Fuentes Sánchez
Hospital San Francisco de Asís, Madrid
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Abril 2012.

Enlaces:
  1. Complicaciones gastrointestinales en el paciente crítico. Montejo González JC, Estébanez Montiel B. Nutr Hosp 2007; 22 Suppl 2: 56-62. [PubMed]
  2. Gastric residual volume during enteral nutrition in ICU patients: the REGANE study. Montejo JC, Miñambres E, Bordejé L, Mesejo A, Acosta J, Heras A, Ferré M, Fernandez-Ortega F, Vaquerizo CI, Manzanedo R. Intensive Care Med 2010; 36(8): 1386-1393. [PubMed]
  3. Enteral nutrition-related gastrointestinal complications in critically ill patients: a multicenter study. The Nutritional and Metabolic Working Group of the Spanish Society of Intensive Care Medicine and Coronary Units. Montejo JC. Crit Care Med 1999; 27(8): 1447-1453. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: complicaiones de la nutrición enteral en el paciente crítico
  • Sintaxis: "enteral nutrition"[mh] AND complications[sh] AND "critical illness"[mh]
  • [Resultados]

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …