Ir al contenido principal

REMI 1679. Sedación y analgesia durante la hipotermia terapéutica tras la parada cardiaca

Artículo original: Anesthesia and analgesia protocol during therapeutic hypothermia after cardiac arrest: a systematic review. Chamorro C, Borrallo JM, Romera MA, Silva JA, Balandin B. Anesthesia and Analgesia 2010; 110(5): 1328-1335. [Resumen] [Artículos relacionados]

Introducción: La aplicación de hipotermia moderada mejora la supervivencia y la recuperación cerebral de los pacientes que han sufrido una parada cardiaca [1]. Durante las horas que el paciente se mantiene bajo el tratamiento es imperativo un ajuste exquisito de la sedoanalgesia, pero no existen recomendaciones específicas para esta situación en las guías de práctica clínica, a pesar de que los fármacos sedoanalgésicos y las técnicas de monitorización presentan peculiaridades importantes durante la hipotermia.

Resumen: Los autores realizan una revisión sistemática de la literatura buscando artículos que describieran el protocolo de sedación utilizado en pacientes tratados con hipotermia terapéutica tras sufrir una parada cardiaca. Encuentran 44 artículos, que describen los protocolos empleados en 68 UCI de 35 países, con un total de 1.892 pacientes incluidos. El sedante más utilizado fue el midazolam, en una dosis de hasta 0,3 mg/kg/h, seguido del propofol, en dosis de hasta 6 mg/kg/h. El 26% de las UCI no emplearon ningún fármaco analgésico. El opiáceo más empleado fue el fentanilo, en dosis de hasta 10 mcg/kg/h. Se utilizaron bloqueantes neuromusculares para prevenir la actividad muscular en 54 UCI, y para tratarla en 8. El BNM más usado fue el pancuronio, seguido del cisatracurio. En 4 UCI se utilizó monitorización del "tren de cuatro", y solo en 3 UCI se llevó a cabo monitorización continua de la actividad cerebral (EEG 2, BIS 1). Los autores proponen y describen un protocolo de sedoanalgesia (basado en remifentanilo con o sin propofol) y bloqueo neuromucuscular (cisatracurio) con monitorización de BIS.

Comentario: Esta revisión sistemática pone en evidencia que existe una gran variabilidad en la práctica de la sedoanalgesia de los pacientes tratados con hipotermia terapéutica, y que son frecuentes los protocolos con pautas de dosificación y procedimientos poco recomendables a la luz del conocimiento actual. Como señalan los autores, el protocolo que ellos presentan es una propuesta basada en la mejor evidencia disponible, cuya efectividad comparativa no ha sido probada en ensayos clínicos. En particular el BIS, aunque potencialmente útil para ajustar la sedoanalgesia en pacientes que reciben BNM, no es una técnica tan fiable como el EEG para detectar actividad epiléptica subclínica [2], frecuente en pacientes con encefalopatía anóxica.

Eduardo Palencia Herrejón
Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Septiembre 2011.

Enlaces:
  1. Manejo del síndrome posparada cardiaca. Martín-Hernández H, López-Messa JB, Pérez-Vela JL, Molina-Latorre R, Cárdenas-Cruz A, Lesmes-Serrano A, Alvarez-Fernández JA, Fonseca-San Miguel F, Tamayo-Lomas LM, Herrero-Ansola YP; miembros del Comité Directivo del Plan Nacional de RCP de la SEMICYUC. Med Intensiva 2010; 34(2): 107-126. [PubMed]
  2. Can BIS monitoring be used to assess the depth of propofol anesthesia in the treatment of refractory status epilepticus? Musialowicz T, Mervaala E, Kälviäinen R, Uusaro A, Ruokonen E, Parviainen I. Epilepsia 2010; 51(8): 1580-1586. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Sedación para la hipotermia terapéutica tras la parada cardiaca
  • Sintaxis: Hypnotics and Sedatives[mh] AND therapeutic hypothermia AND cardiac arrest
  • [Resultados]

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …