Ir al contenido principal

REMI 1654. Intervención para reducir la bacteriemia relacionada con catéter en cuidados intensivos pediátricos

Artículo original: Intervention to reduce catheter-related bloodstream infections in a pediatric intensive care unit. Rey C, Alvarez F, De-La-Rua V, Concha A, Medina A, Díaz JJ, Menéndez S, Los-Arcos M, Mayordomo-Colunga J. Intensive Care Med 2011; 37: 678-685. [Resumen] [Artículos relacionados]

Introducción: La bacteriemia relacionada con el catéter (BRC) es junto con la neumonía asociada a ventilación mecánica las dos infecciones nosocomiales más frecuentes e importantes en el niño en estado crítico. La incidencia de esta infección varía entre el 1,5 y el 20,6 /1000 días de canalización del catéter y su aparición aumenta la morbimortalidad, la duración de ingreso en la UCIP y los costes. Algunos de los factores de riesgo más importantes de BRC en niños son la duración de la canalización venosa central, el cambio con guía, la localización del catéter y la nutrición parenteral. Se han diseñado diversas estrategias para disminuir la incidencia de BRC como el programa bacteriemia cero, pero existen pocos estudios que hayan analizado la efectividad de estos programas en cuidados intensivos pediátricos.

Resumen: Se realizó un estudio prospectivo unicéntrico en dos periodos, uno basal de dos años y otro de 4 años tras una intervención educativa. Se incluyeron en el estudio todos los niños menores de 16 años ingresados en una UCI pediátrica que requirieron canalización venosa central. Durante el periodo de estudio se siguió el mismo protocolo de inserción y cuidados de los catéteres venosos centrales. En el primer periodo de estudio la incidencia de BRC fue de 11,9 infecciones/1000 días de catéter y se encontraron dos factores asociados con la BRC; la presencia de nutrición parenteral y la duración de la canalización venosa central. Tras realizar una intervención educativa para reducir estos factores, la duración de la canalización disminuyó de 9,9 a 8,1 días, la nutrición parenteral de 49,8% a 26,7% y la incidencia de BRC a 3 infecciones/1000 días de catéter.

Comentario: este estudio no aplicó un paquete de medidas global para la prevención de la infección, sino que se centró en los factores más importantes encontrados en el estudio inicial. Sin embargo no analizó la influencia de otros factores como la antisepsia en la inserción y manejo de los catéteres que es uno de los factores más importantes en la prevención de las bacteriemias relacionadas con catéter. Este estudio confirma la importancia de estudiar los factores más relacionados con la infección nosocomial en cada centro y la efectividad de realizar actividades educacionales específicas. Medidas relativamente sencillas y baratas como la promoción de la nutrición enteral y el control sistemático diario de la necesidad de la canalización venosa central, pueden tener un efecto mucho mayor que otras medidas más costosas y difíciles de llevar a cabo.

Jesús López-Herce Cid
Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Julio 2011.

Enlaces:
  1. Statewide NICU central-line-associated bloodstream infection rates decline after bundles and checklists. Schulman J, Stricof R, Stevens TP, Horgan M, Gase K, Holzman IR, Koppel RI, Nafday S, Gibbs K, Angert R, Simmonds A, Furdon SA, Saiman L; New York State Regional Perinatal Care Centers. Pediatrics 2011; 127(3): 436-444. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Bacteriemia por catéter en pediatría
  • Sintaxis: catheter-related bacteremia AND pediatrics
  • [Resultados]

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …