Ir al contenido principal

REMI 1628. Disminución del riesgo de muerte y reinfarto mediante el descenso del umbral de detección de troponina I

Artículo original: Implementation of a sensitive troponin I assay and risk of recurrent myocardial infarction and death in patients with suspected acute coronary syndrome. Mills NL, Churchhouse AM, Lee KK, Anand A, Gamble D, Shah AS, Paterson E, MacLeod M, Graham C, Walker S, Denvir MA, Fox KA, Newby DE. JAMA 2011; 305(12): 1210-1216. [Resumen] [Artículos relacionados]

Introducción: Los ensayos de determinación de niveles de troponina son cada vez más sensibles, sin embargo, no está claro que disminuir el umbral de detección de la troponina suponga una ventaja en el diagnóstico del IAM que supere los problemas que pueden causar una pérdida de especificidad, ni que esta mayor sensibilidad mejore el pronóstico de los pacientes con síndrome coronario agudo (SCA). Este estudio intenta aclarar ambas cuestiones.

Resumen: Se trata de un estudio de dos cohortes, la primera está constituida por todos los pacientes ingresados en un hospital escocés con sospecha de SCA durante los cinco meses de la validación de un nuevo método ultrasensible de detección de troponina I (1.038 pacientes), y la segunda por todos los pacientes con sospecha de SCA ingresados durante otros cinco meses, una vez implementada la nueva prueba (1.054 pacientes). Durante el primer periodo, solo se comunicaron a los clínicos los resultados superiores a 0,20 ng/mL, aunque se registraron todos los valores. Los pacientes fueron estratificados en tres grupos según estos niveles: < 0,05 ng/mL; de 0,05-0,19 ng/mL; y ≥ 0,20 ng/mL. El desenlace principal estudiado fue la muerte o reinfarto al año. Durante el primer periodo, el 39% de los pacientes con niveles de 0,05 a 0,19 ng/mL murieron o tuvieron un infarto al año comparados el 7% y el 24% de los del grupo de < 0,05 (P < 0,001) y ≥ 0,20 (P = 0,007), respectivamente. Durante el segundo periodo, el descenso del umbral de diagnóstico se asoció con una disminución del riesgo de muerte o reinfarto desde el 39% al 21% en los pacientes del grupo de troponina entre 0,05 y 0,19 ng/mL, mientras que no hubo diferencias significativas para los otros dos grupos. Comparada con la primera fase, el tratamiento de los pacientes del grupo con niveles de 0,05-0,19 ng/mL mejoró durante la segunda, de manera que más de ellos fueron derivados al cardiólogo (74% contra 44%) o recibieron doble antiagregación (58% contra 27%) o revascularización (58% contra 27%), P < 0,001 para todas las comparaciones. Solo hubo un diagnóstico erróneo durante la segunda fase.

Comentario: Este estudio demuestra que es posible apurar aún más el diagnóstico del infarto. También muestra un peor pronóstico de esos pacientes que actualmente no son catalogados como infarto, con respecto a los que tienen una troponina < 0,05, que precisa una respuesta, sin embargo, la reclasificación de estos pacientes puede alterar la incidencia del infarto, con la consiguiente incidencia sobre los ingresos en la UCI y la asignación de recursos en un tiempo en que estos son escasos. Por eso y por ser un estudio en un solo centro, son necesarios más estudios con más pacientes que confirmen estos hallazgos.

Ramón Díaz-Alersi
Hospital Universitario Puerto Real, Cádiz.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Abril 2011.

Enlaces:
  1. Universal definition of myocardial infarction. Thygesen K, Alpert JS, White HD; Joint ESC/ACCF/AHA/WHF Task Force for the Redefinition of Myocardial Infarction, Circulation 2007; 116(22): 2634-2653. [PubMed] [Texto completo]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: valoración del riesgo en el infarto mediante la troponina
  • Sintaxis: myocardial infarction AND troponin AND risk assessment
  • [Resultados]

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …