Ir al contenido principal

REMI 1919. Profilaxis de la úlcera de estrés

Artículo original: Proton pump inhibitors versus histamine 2 receptor antagonists for stress ulcer prophylaxis in critically ill patients: a systematic review and meta-analysis. Alhazzani W, Alenezi F, Jaeschke RZ, Moayyedi P, Cook DJ. Crit Care Med 2013; 41(3): 693-705. [PubMed] [Artículos relacionados]
      
Introducción: Los inhibidores de la secreción de ácido son ampliamente administrados en la profilaxis del sangrado digestivo por úlceras de estrés. Los antagonistas de los receptores de histamina (ARH2) siguen siendo los medicamentos más utilizados en el mundo anglosajón. Sin embargo, los inhibidores de la bomba de protones (IBP) han entrado con fuerza en el mercado. No existe evidencia de que los IBP sean más efectivos que los ARH2.
      
Resumen: Metanálisis canadiense sobre 14 estudios aleatorizados que incluyeron 1.720 pacientes. Los IBP fueron más efectivos que los ARH2 en reducir la incidencia de sangrado digestivo clínicamente significativo (RR 0,36; IC 95% 0,19-0,68; P = 0,002; I2 0%). No se observaron diferencias en el riesgo de presentar neumonía nosocomial ni en la mortalidad en UCI. Ningún estudio muestra la incidencia de infección por Clostridium difficile.
      
Comentario: La fisiopatología de la ulcera de estrés es compleja. Los estados de shock ocasionan isquemia y erosión de la mucosa gástrica y el estado ácido habitual del estómago (no hay evidencia de hipersecreción), dificulta su cicatrización y facilita el paso de erosión a úlcera [1, 2]. Por lo tanto, la alcalinización del estómago resulta fundamental. Este metanálisis confirma los resultados de distintos estudios fisiológicos y otros metanálisis sobre la mayor efectividad de los IBP [3]. Sin embargo, sigue sin estar resuelto el tema de la seguridad y desconocemos qué papel pueden jugar los IBP tanto en las neumonías nosocomiales como en las infecciones por Clostridium, cada día más amenazantes [4]. Para minimizar estos posibles efectos secundarios, sería interesante evaluar en qué pacientes es seguro evitar estos medicamentos o bien interrumpirlos al salir del periodo de riesgo (por ej. pacientes sin shock o sin ventilación mecánica o pacientes que toleran dieta enteral).

Ferran Roche Campo.
Hospital de Tortosa Verge de la Cinta, Tarragona.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Diciembre 2013.

Enlaces:
  1. Pathophysiology of the upper gastrointestinal tract in the critically ill patient: rationale for the therapeutic benefits of acid suppression. Fennerty MB. Crit Care Med 2002; 30: S351-S355. [PubMed]
  2. Stress ulcer prophylaxis in critically ill patients: review of the evidence. Alhazzani W, Alshahrani M, Moayyedi P, Jaeschke R. Pol Arch Med Wewn 2012; 122: 107-114. [PubMed] [PDF]
  3. Proton pump inhibitors vs. histamine 2 receptor antagonists for stress-related mucosal bleeding prophylaxis in critically ill patients: a meta-analysis. Barkun AN, Bardou M, Pham CQ, Martel M. Am J Gastroenterol 2012; 107: 507-520. [PubMed]
  4. Clostridium difficile infection in the community: Are proton pump inhibitors to blame? Freedberg DE, Abrams JA. World J Gastroenterol 2013; 19: 6710-6713. [PubMed] [PDF]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Profilaxis de la úlcera de estrés en el paciente crítico
  • Sintaxis: stress ulcer prophylaxis AND critically ill
  • [Resultados]
      

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …