Ir al contenido principal

REMI 1836. Medidas no farmacológicas para disminuir los trastornos cognitivos en la UCI

Artículo original: The Effect of a Quality Improvement Intervention on Perceived Sleep Quality and Cognition in a Medical ICU. Kamdar BB, King LM, Collop NA, Sakamuri S, Colantuoni E, Neufeld KJ, Bienvenu OJ, Rowden AM, Touradji P, Brower RG, Needham DM. Crit Care Med 2013; 41(3): 800-809. [PubMed] [Artículos relacionados]
 
Introducción: Los pacientes ingresados en la UCI presentan una mala calidad del sueño. Sus repercusiones a corto y largo plazo se desconocen pero podrían ser importantes [1, 2]. Se ha sugerido que sueño y delirio podrían estar asociados [3]. El objetivo de este estudio fue evaluar el impacto de la aplicación de un paquete de medidas no farmacológicas sobre la calidad del sueño y la incidencia de delirio.
  
Resumen: Estudio observacional pre-post intervención realizado en una UCI médica de los Estados Unidos. Se incluyeron 122 pacientes durante los dos meses del periodo preintervención y 178 durante los dos meses del periodo postintervención. La intervención consistió en mejorar las condiciones ambientales de la UCI (apagar luces, disminuir ruidos y evitar intervenciones no urgentes durante la noche), facilitar a los pacientes la utilización de tapones para los oídos y antifaces para los ojos y evitar la administración de benzodiacepinas. La calidad del sueño se midió mediante un cuestionario validado y la incidencia de delirio mediante la escala CAM-ICU. Las características basales de los pacientes fueron similares excepto que en el periodo postintervención hubo menos pacientes con ventilación mecánica invasiva (47% frente a 64%; P = 0,01). Durante el periodo postintervención no se objetivaron diferencias respecto a la calidad del sueño, pero si disminuyó la incidencia de delirio (49% frente a 69%; P = 0,02) y aumentó el porcentaje de días sin delirio (48% frente a 43%; P = 0,03).
 
Comentario: La validez de los resultados es limitada por el diseño no ciego del estudio y por la diferencia en el porcentaje de pacientes con ventilación mecánica que podrían explicar por si mismas las diferencias encontradas. La problemática del sueño y el delirio en UCI es compleja y difícil de abordar. En su prevención y manejo, probablemente debamos aplicar actitudes multidisciplinares que incluyan medidas farmacológicas como las comentadas recientemente [4] y medidas no farmacológicas como las descritas. Empecemos por las segundas. Son sencillas, baratas y seguras.
 
Ferran Roche Campo
Hospital de Sant Pau, Barcelona.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Marzo 2013.
 
Enlaces:
  1. Sleep in the ICU: potential mechanisms and clinical implications. Hardin KA. Chest 2009; 136: 284-294. [PubMed] [PDF
  2. Sleep deprivation in critical illness: its role in physical and psychological recovery. Kamdar BB, Needham DM, Collop NA. J Intensive Care Med 2012; 27: 97-111. [PubMed] [PDF
  3. Bench-to-bedside review: delirium in ICU patients - importance of sleep Deprivation. Weinhouse GL, Schwab RJ, Watson PL, Patil N, Vaccaro B, Pandharipande P, Ely EW. Crit Care 2009; 13(6): 234. [PubMed] [PDF]
  4. Haloperidol prophylaxis in critically ill patients with a high risk for delirium. Van den Boogaard M, Schoonhoven L, van Achterberg T, van der Hoeven JG, Pickkers P. Crit Care 2013; 17(1): R9. [PubMed] [REMI
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Calidad del sueño y delirio en la UCI.
  • Sintaxis: Sleep AND delirium AND intensive care unit.
  • [Resultados]
    

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …