Ir al contenido principal

REMI 1632. Valoración invasiva y no invasiva de la oxigenación cerebral en el trauma craneal grave

Articulo original: Invasive and noninvasive assessment of cerebral oxygenation in patients with severe traumatic brain injury. Leal-Noval SR, Cayuela A, Arellano-Orden V, Marin-Caballos A, Padilla V, Ferrandiz-Millon C, Corcia Y, Garcia-Alfaro C, Amaya-Villar R, Murillo-Cabezas F. Intensive Care Med 2010; 36(8): 1309-1317. [Resumen] [Artículos relacionados]

Introducción: La monitorización en el trauma craneal (TCE) pretende prevenir la lesión secundaria. Un elemento determinante de lesión secundaria es la hipoxia tisular cerebral. Pensando que su detección y reversión a la normalidad mejorarán los resultados, se investigan métodos sensibles y específicos capaces de su detección precoz. El artículo propone la comparación entre dos de ellos, tomando la determinación tisular como patrón oro, frente a la transcutanea bifrontal.

Resumen: Estudian 22 pacientes, reclutados en 9 meses, con TCE grave y estables. Durante 16 horas hacen determinaciones simultáneas de la PbrO2 (presión tisular cerebral de oxígeno) y rSO2 (saturación de oxígeno regional transcraneal). Analizan más de 40.000 pares de determinaciones. Encuentran una correlación ligera, directa y significativa entre ambos métodos pero sólo en situaciones de isquemia tisular grave se pudo reconocer la isquemia mediante la rSO2. Aunque hay una relación entre ambos métodos de medida, linear y logística, la técnica por infrarrojos tiene una moderada capacidad para determinar hipoxia intracerebral. Incluso en casos de hipoxia clínicamente relevante hubo 27% de falsos negativos y 14% de falsos positivos, que puede llevar a infratratar verdaderas hipoxias o tratar falsos episodios de hipoxia cerebral. Las limitaciones del método no invasivo son amplias: se interfiere con el espesor de la calota craneal, con hematomas a ese nivel, con la contusión de lóbulos frontales... y realiza medidas no específicamente de parénquima cerebral.

Comentario: Tras el TCE se detectan múltiples episodios de hipoxia cerebral, a pesar de mantener PIC y PPC en rangos de normalidad. La connotación pronóstica de estos episodios de hipoxia anima a un control continuado de la oxigenación cerebral. En este artículo, el método empleado para determinar la saturación cerebral de oxígeno por vía transcutánea no consigue culminar de forma plena el intento, aunque podría servir en isquemia intensa, sin plenas garantías (27% falsos negativos). Por otro lado, el estudio se ha realizado en la zona sana, sin informar de lo que ocurre en las zonas limítrofes de la lesión, con alteración de autorregulación y probable penumbra isquémica. La técnica descrita podría ser útil como estadio intermedio e inicial hacia una monitorización invasiva, a la que, por el momento, no sustituye con solvencia. Aunque son muchos los pares de datos analizados, son pocos pacientes incluidos (22 de 56) por múltiples exclusiones que limitan, aún más, la aplicabilidad de la técnica. Quizás la rSO2 podría ser una herramienta para pacientes seleccionados en los que la monitorización continua no es posible o está contraindicada [1, 2].

Antonio Luis Blesa Malpica
Hospital Clínico San Carlos, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Mayo 2011.

Enlaces:
  1. Bhatia A, Gupta AK. Neuromonitoring in the intensive care unit. II. Cerebral oxygenation monitoring and microdialysis. Intensive Care Med 2007; 33: 1322-1328. [PubMed]
  2. Kim MN, Durduran T, Frangos S, et al. Noninvasive measurement of cerebral blood flow and blood oxygenation using near-infrared and diffuse correlation spectroscopies in critically brain-injured adults. Neurocrit Care 2010; 12: 173-180. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Monitorización de la oxigenación cerebral en el traumatismo craneal
  • Sintaxis: cerebral oxygenation monitoring AND "craniocerebral trauma"[mh]
  • [Resultados]

Comentarios

Entradas populares de este blog

REMI 2144. La inutilidad de la presión venosa central para valorar la necesidad de fluidos, en cifras

ARTÍCULO ORIGINAL: Systematic review including re-analyses of 1148 individual data sets of central venous pressure as a predictor of fluid responsiveness. Eskesen TG, Wetterslev M, Perner A. Intensive Care Med 2016; 42(3): 324-332. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: El tratamiento de los distintos tipos de shock se basa en una combinación de fluidos, vasopresores e inotropos. En todos los casos, para maximizar el gasto cardiaco es necesario tener una precarga suficiente, pero el exceso de volumen se asocia a resultados adversos. Se ha comprobado que el 50% de los pacientes críticos no responden a la infusión rápida de líquidos con un aumento del gasto cardiaco; disponer de un parámetro capaz de predecir la respuesta a volumen es por tanto una guía fundamental para el tratamiento de los pacientes con compromiso hemodinámico [1]. A pesar de que los estudios previos han mostrado que la presión venosa central (PVC) no sirve para predecir la respuesta a volumen [2], este par…

REMI 2199. Influencia de la intubación traqueal en la supervivencia de la parada cardiaca hospitalaria en adultos

ARTÍCULO ORIGINAL: Association between tracheal intubation during adult in-hospital cardiac arrest and survival. Andersen LW, Granfeldt A, Callaway CW, Bradley SM, Soar J, Nolan JP, Kurth T, Donnino MW. for the American Heart Association's Get with Guidelines-Resuscitation investigators. JAMA 2017; 317: 494-506. [Resumen] [Artículos relacionados] INTRODUCCIÓN: La intubación traqueal durante la resucitación de la parada cardiaca, según las recomendaciones internacionales [1], es un procedimiento que no se debe realizar inicialmente y solamente por profesionales expertos, dando prioridad a compresiones torácicas ininterrumpidas. Al igual de otras intervenciones, como la administración de adrenalina, no se dispone de ensayos clínicos que demuestren sus efectos, aunque existe cierta evidencia contra su empleo [2]. RESUMEN: Análisis retrospectivo sobre el registro prospectivo multicéntrico de paradas cardiacas hospitalarias “Get with Guidelines-Resuscitation registry” (2000-2014). El …

A152. Neumonía asociada a cuidados sanitarios (NACS)

1. Concepto
Se denomina “neumonía asociada a cuidados sanitarios” (NACS) a la ocurrida en pacientes que han estado en contacto reciente con la asistencia sanitaria, pero que no se encuentran (o llevan menos de 48 horas) hospitalizados. La NACS representa un elevado porcentaje de las neumonías extrahospitalarias que requieren ingreso hospitalario, y no deben confundirse con neumonías comunitarias; en una reciente revisión sistemática, la NACS supuso entre el 17 y el 67% de todas las neumonías extrahospitalarias, con una media del 36% [1]. Esta cifra coincide con la de un estudio reciente realizado en 72 servicios de Medicina Interna de 66 hospitales españoles, en el que el 34% de las neumonías extrahospitalarias que habían requerido ingreso eran asociadas a cuidados de la salud [2].

El contacto con el sistema sanitario aumenta la probabilidad de que la infección pueda estar causada además de por los microorganismos habituales de la neumonía adquirida en la comunidad (NAC), por otros …