viernes, 6 de mayo de 2011

REMI 1632. Valoración invasiva y no invasiva de la oxigenación cerebral en el trauma craneal grave

Articulo original: Invasive and noninvasive assessment of cerebral oxygenation in patients with severe traumatic brain injury. Leal-Noval SR, Cayuela A, Arellano-Orden V, Marin-Caballos A, Padilla V, Ferrandiz-Millon C, Corcia Y, Garcia-Alfaro C, Amaya-Villar R, Murillo-Cabezas F. Intensive Care Med 2010; 36(8): 1309-1317. [Resumen] [Artículos relacionados]

Introducción: La monitorización en el trauma craneal (TCE) pretende prevenir la lesión secundaria. Un elemento determinante de lesión secundaria es la hipoxia tisular cerebral. Pensando que su detección y reversión a la normalidad mejorarán los resultados, se investigan métodos sensibles y específicos capaces de su detección precoz. El artículo propone la comparación entre dos de ellos, tomando la determinación tisular como patrón oro, frente a la transcutanea bifrontal.

Resumen: Estudian 22 pacientes, reclutados en 9 meses, con TCE grave y estables. Durante 16 horas hacen determinaciones simultáneas de la PbrO2 (presión tisular cerebral de oxígeno) y rSO2 (saturación de oxígeno regional transcraneal). Analizan más de 40.000 pares de determinaciones. Encuentran una correlación ligera, directa y significativa entre ambos métodos pero sólo en situaciones de isquemia tisular grave se pudo reconocer la isquemia mediante la rSO2. Aunque hay una relación entre ambos métodos de medida, linear y logística, la técnica por infrarrojos tiene una moderada capacidad para determinar hipoxia intracerebral. Incluso en casos de hipoxia clínicamente relevante hubo 27% de falsos negativos y 14% de falsos positivos, que puede llevar a infratratar verdaderas hipoxias o tratar falsos episodios de hipoxia cerebral. Las limitaciones del método no invasivo son amplias: se interfiere con el espesor de la calota craneal, con hematomas a ese nivel, con la contusión de lóbulos frontales... y realiza medidas no específicamente de parénquima cerebral.

Comentario: Tras el TCE se detectan múltiples episodios de hipoxia cerebral, a pesar de mantener PIC y PPC en rangos de normalidad. La connotación pronóstica de estos episodios de hipoxia anima a un control continuado de la oxigenación cerebral. En este artículo, el método empleado para determinar la saturación cerebral de oxígeno por vía transcutánea no consigue culminar de forma plena el intento, aunque podría servir en isquemia intensa, sin plenas garantías (27% falsos negativos). Por otro lado, el estudio se ha realizado en la zona sana, sin informar de lo que ocurre en las zonas limítrofes de la lesión, con alteración de autorregulación y probable penumbra isquémica. La técnica descrita podría ser útil como estadio intermedio e inicial hacia una monitorización invasiva, a la que, por el momento, no sustituye con solvencia. Aunque son muchos los pares de datos analizados, son pocos pacientes incluidos (22 de 56) por múltiples exclusiones que limitan, aún más, la aplicabilidad de la técnica. Quizás la rSO2 podría ser una herramienta para pacientes seleccionados en los que la monitorización continua no es posible o está contraindicada [1, 2].

Antonio Luis Blesa Malpica
Hospital Clínico San Carlos, Madrid.
© REMI, http://medicina-intensiva.com. Mayo 2011.

Enlaces:
  1. Bhatia A, Gupta AK. Neuromonitoring in the intensive care unit. II. Cerebral oxygenation monitoring and microdialysis. Intensive Care Med 2007; 33: 1322-1328. [PubMed]
  2. Kim MN, Durduran T, Frangos S, et al. Noninvasive measurement of cerebral blood flow and blood oxygenation using near-infrared and diffuse correlation spectroscopies in critically brain-injured adults. Neurocrit Care 2010; 12: 173-180. [PubMed]
Búsqueda en PubMed:
  • Enunciado: Monitorización de la oxigenación cerebral en el traumatismo craneal
  • Sintaxis: cerebral oxygenation monitoring AND "craniocerebral trauma"[mh]
  • [Resultados]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ruega que los autores de los comentarios se identifiquen (nombre, apellidos, lugar de trabajo)

Contacte con nosotros: remi.medicina.intensiva@gmail.com